El PSOE acusa a Carnicero de actuar como si fuera “el amo del cortijo” en la MAS

Frente a las consignas sobre austeridad que repite el presidente, la MAS continúa en la línea de despilfarro del anterior mandato. “¿De qué sirven rebajas cosméticas como la dieta de asistencia a asambleas, cuando el gasto en personal de libre designación se ha triplicado y los gastos por este concepto han pasado de 30.000 a 135.000 euros anuales? El resultado es que la subida de tasas impuesta a los ayuntamientos en los últimos años se ha gastado en propaganda y en asesores nombrados a dedo” ha afirmado García.

Además, con sus declaraciones públicas en este periodo, el presidente ha menospreciado a los municipios de la MAS, con los que no ha guardado las más mínimas reglas de lealtad. “Si hacemos caso a sus palabras, estaría negociando la prestación de servicios de abastecimiento en baja o la firma de convenios de incorporación de nuevos miembros sin la mínima consulta a los pueblos mancomunados y sin que ninguno de los órganos competentes haya fijado condiciones ni costes de una u otra”, ha indicado García. Tales manifestaciones están creando una extraordinaria confusión, porque no se sustentan en ningún acuerdo de los órganos de gobierno. Por tanto, según el vocal socialista, “o es un ejercicio de incontinencia verbal, o está vendiendo humo a los ayuntamientos”.

La misma actitud prepotente y desleal ha mostrado Carnicero en relación con otros asuntos, como la conexión de las cuencas de los ríos Sorbe y Bornova. Al anunciar que renuncia a este proyecto, demuestra también su nulo interés en la defensa de los intereses de la Mancomunidad. “No está legitimado para decidir unilateralmente sobre un pronunciamiento de tal calado. La posición sobre este asunto corresponde a la Asamblea, que en repetidas ocasiones se ha mostrado a favor de una infraestructura que representa la verdadera garantía de futuro para el abastecimiento”, ha explicado García.

Tampoco hubiera impedido hace un año la conexión de la tubería desde Alcorlo, ni hubiera estado dispuesto a suministrar a los usuarios agua del Canal del Henares, de peor calidad, con tal de no llegar a un acuerdo con la Junta. Por eso, cuando Carnicero anuncia ahora que será una realidad muy pronto, oculta que ya podía estar funcionando y tampoco aclara si va a mantener las exigencias planteadas a la Junta de Comunidades, indica el vocal socialista.