El PSOE cifra en 9´5 millones la deuda de la Junta con la capital

Según los socialistas, estó se ha producido con el silencio cómplice del gobierno de Antonio Román.

De los 9,5 millones de euros que el Gobierno de Cospedal debe a la ciudadanía de Guadalajara, 8,5 millones son deuda reconocida, que corresponde a programas de servicios como la Ayuda a Domicilio, el Centro de Atención a la Infancia, la escuela de Adultos, protección de especies animales en el minizoo o programas de consumo.

El millón de euros restante que el Gobierno de Cospedal debe al Ayuntamiento de Guadalajara y, por tanto, a los vecinos de la ciudad es “deuda oculta”, ya que la Junta de Comunidades no tiene registrada la obligación de pagar al Consistorio, aunque “dicha obligación existe”, ha recalcado Magdalena Valerio.

Dentro de ese millón de euros de deuda no reconocida figuran, por ejemplo, programas como la Escuela Taller (450.000 euros) o el Fondo Regional de Cooperación Local (180.000 euros), desarrollados a través de convenios entra ambas administraciones.

Valerio ha criticado “el mutismo y la sumisión absolutos de Román ante su jefa Cospedal”, a quien “no reclama el pago de la deuda y acepta sin rechistar el estrangulamiento económico al que la Junta de Comunidades está sometiendo al Ayuntamiento de Guadalajara”.

En este contexto de impagos del Gobierno regional al Ayuntamiento de Guadalajara, la portavoz socialista ha criticado que “Román se permite, encima, alardear de la rebaja del déficit de Castilla-La Mancha, cuando eso lo ha hecho Cospedal a base de no pagar lo que debe, por ejemplo a los vecinos de Guadalajara y de ocultar parte de la deuda que tiene con esta ciudad”.

Esos impagos de la Junta a la ciudad de Guadalajara están provocando que “Román está sobrecargando al Ayuntamiento con más créditos que aumentan el endeudamiento municipal a medio y largo plazo, como los 6 millones solicitados para pagar a proveedores, 3 millones para obras y anticipos de tesorería que se están pidiendo, con el consiguiente aumento del pago de intereses”.

Pero lo más “sangrante”, ha subrayado Valerio, es que “Román está cuadrando las cuentas con superávit a costa del bolsillo del contribuyente, a costa del déficit de los servicios públicos, que cada vez son menos, y del déficit en la economía familiar de los vecinos de la ciudad, a los que les ha subido de forma desmesurada los impuestos, especialmente la contribución urbana: un 22% en 2012 y otro 8% con la revisión catastral para 2013”.

La portavoz socialista ha concluido reclamando a Román que “abandone su silencio y sumisión ante Cospedal y le exija el pago de los 9,5 millones de euros que debe a Guadalajara, en lugar de hacer pagar sus artificios contables a los vecinos a través de subidas de impuestos y recortes de servicios.