El PSOE de Cabanillas denuncia que el IES Ana María Matute está de obras y con alumnos

Un mes después de iniciarse el curso escolar en Secundaria, las aulas del IES Ana María Matute sufren un problema de masificación, sus alumnos se ven obligados a dar clase en la biblioteca del centro educativo, lo que impide que estas instalaciones puedan usarse para el que es realmente su cometido –servir como espacio de estudio y consulta de información-, y las obras de ampliación y mantenimiento que debían haberse ejecutado el pasado verano continúan demorando su finalización, sin que por el momento pueda aventurarse una fecha para la vuelta a la normalidad.

Y todo ello, critica el portavoz municipal socialista, José García Salinas, “se debe única y exclusivamente a que los Gobiernos del PP en Castilla-La Mancha y en Cabanillas, en vez de dedicar el verano a poner en marcha las obras que se encontraron adjudicadas, han dado prioridad a cuestiones que para ellos eran más urgentes, como ponerse sueldos, liberarse e irse de vacaciones”.

Según explica García Salinas, las obras de ampliación del IES Ana María Matute, necesarias por el previsible aumento de alumnos y como medida de transición hasta la construcción del segundo instituto de Cabanillas del Campo, que el PSOE llevaba en su programa electoral, fueron adjudicadas provisionalmente el pasado mes de mayo. Sin embargo, con la llegada del PP al Gobierno regional y al Ayuntamiento de Cabanillas, se retrasó la adjudicación definitiva de las obras, que debían ejecutarse durante el periodo estival para que el centro estuviera en óptimas condiciones al regreso de los alumnos a las aulas.

Además de las obras de ampliación del centro, había otras actuaciones recogidas en el Plan de Mejora de los Centros Educativos que se realizan cada verano y que el Gobierno de Cospedal ha dejado sin hacer en un 90 por ciento en los colegios e institutos públicos de la provincia de Guadalajara. En concreto, en el IES Ana María Matute se había previsto mejorar la climatización y dotación de radiadores en aulas y despachos, el vallado perimetral del aparcamiento en rampa de acceso al nuevo edificio, sustituir zonas de grava de los patios por hormigón impreso, adecuación de la instalación eléctrica de las aulas para atender los equipos informáticos del programa Escuela 2.0 y medidas correctoras OCA.

La situación del IES Ana María Matute se suma a la eliminación de subvenciones a las AMPAS de los centros educativos de Cabanillas, que cubrían servicios tan importantes como el transporte escolar, personal para facilitar los cambios de pañales en las aulas infantiles, actividades extraescolares o la contratación de conserjes en los centros educativos para garantizar el correcto funcionamiento de los mismos.