El PSOE denuncia que el ayuntamiento derrocha dinero público en obras que debería asumir la concesionaria de la gestión del agua

“Esta inversión que vamos a pagar todos los vecinos de Guadalajara por importe de más de
300.000 euros nos parece un derroche. No un derroche porque sea innecesario afrontar ese
cambio en la red, sino porque esa obra tiene que hacerla la empresa adjudicataria de la gestión del agua. Así quedo comprometida en su oferta. Román privatizó el agua para que una empresa se hiciera cargo de la gestión y mantenimiento, así como de las inversiones necesarias para que la red esté en buen uso. No acabamos de entender por qué el Ayuntamiento, con dinero de todos los vecinos, tiene que seguir pagando por obras en la red de agua cuando tiene que hacerlo la empresa”, ha afirmado Jiménez. En su opinión, se trata de un “suma y sigue” en una práctica utilizada también en otros proyectos que ya ha costado más 600.000 euros a los ciudadanos.

El concejal socialista ha desmentido, además, que el proyecto anunciado ayer incluya la renovación de las redes de abastecimiento de agua potable y el saneamiento, tal como afirmó  el  concejal  de  Infraestructuras,  Jaime  Carnicero.  Los  pliegos  de  condiciones, mostrados por Jiménez, revelan que tan solo se cambiarán las primeras, pero no se tocarán las conducciones de aguas residuales, pese a que se encuentran incluso en peor estado de conservación.

El Grupo Socialista ha criticado también el fraccionamiento de los proyectos de renovación de las calles que forman el eje comprendido entre el puente árabe y la plaza de Bejanque. Jiménez ha reclamado un tratamiento integral, tal como planteó a primeros de este año en una moción rechazada entonces por el alcalde, Antonio Román, aunque luego se apropió de la idea para presentarla antes de las elecciones bajo la denominación de Eje Cultural.
 
La  licitación  de  los  trabajos  en  un  solo  concurso  favorecería  la  transparencia  y  la concurrencia de empresas, con  el resultado de un mayor ahorro para el Ayuntamiento. Por el contrario, trocear los proyectos obedece únicamente al propósito de restringir la participación mediante contratos negociados sin publicidad, cuyo coste es menos ajustado. “No es una buena forma de gestionar el dinero público. Por eso, pedimos al alcalde, Antonio Román, que reconsidere el proyecto que va a acometer y haga una adjudicación de forma  global.  De  esta  manera,  también  sería  posible  establecer  un  calendario  de actuaciones que reduciría las molestias causadas a los vecinos por las obras” ha indicado el concejal socialista.

Sobre la anunciada reforma del paseo de la Estación, Jiménez ha asegurado que resulta insuficiente porque deja de lado dos calles residenciales aledañas –Alcallería y Cacharrería–, que son precisamente las que se encuentran en peor estado. La actuación prevista se limita al tramo más visible, pero desoye las peticiones de los vecinos que han reclamado en multitud de ocasiones a Román la necesidad de renovar las redes de agua, el alumbrado y el pavimento.