El PSOE denuncia una reducción de líneas, paradas y frecuencas en el Servicio de Autobuses de Guadalajara

Esta es la primera valoración hecha por los socialistas tras recibir en la tarde ayer “una información incompleta, confusa e ilegible”, según denuncian en la nota, sobre el nuevo pliego de condiciones que el alcalde quiere sacar para adjudicar el servicio de transporte público urbano de viajeros a partir del año 2013. El nuevo contrato tendría una duración de 10 años, prorrogables por dos más, reduciendo la subvención municipal a este servicio de los 4,4 millones de euros anuales que actualmente aporta el Ayuntamiento a 3,6 millones al año.

En la misma nota, Daniel Jiménez, ha explicado que la propuesta de Román reduce de 9 a 7 las líneas de autobuses urbanos, elimina 109 de las 249 paradas que existen actualmente, reduce de 32 a 27 el número de vehículos sin incorporar ningún microbús, amplía la distancia entre paradas hasta 500 metros, establece frecuencias de paso de entre 15 y 30 minutos, suprime la línea Marchamalo-Guadalajara, disminuye los horarios de servicio, con líneas que terminarán a las 21 horas en temporada baja y entre las 22 y 22,30 horas durante el resto del año, y amplía los recorridos hasta una media de 15 kilómetros por línea. Otras deficiencias de la propuesta del equipo de Gobierno son la existencia únicamente de 8 puntos de trasbordo, que sólo se ofrezca información del servicio en 10 paradas en toda la ciudad y que no se integre en el transporte urbano a los usuarios de líneas interurbanas que llegan a Guadalajara.

Con todas estas carencias, “la propuesta de Román fracasa en el objetivo de ahorrar tiempo a los viajeros, ya que a muchas zonas se llegará antes andando que en autobús, y por tanto desincentiva el uso del transporte público y fomenta el del vehículo privado”, ha recalcado Daniel Jiménez.