El PSOE pide a la Diputación que cobre menos a los pueblos por recaudarles los tributos

El Grupo Socialista va a presentar una moción para solicitar a la presidenta de la Diputación de Guadalajara, Ana Guarinos, que rebaje la tasa que cobra a los ayuntamientos por prestarles el servicio de recaudar los tributos municipales (IBI, basura, agua, etc.). Numerosos pueblos de la provincia, sobre todo los más pequeños, carecen de medios propios para hacerlo y han delegado esa tarea en la Diputación, que se queda con un porcentaje de lo recaudado.

Según los datos facilitados por la portavoz del Grupo Socialista, María Antonia Pérez León, a partir de la ejecución del presupuesto del año 2012, “la Diputación estaría obteniendo un beneficio de al menos medio millón de euros a costa de los municipios”. Aunque la ley no permite fijar una tasa que recaude más de lo que cuesta el servicio, los ayuntamientos pagaron el año pasado más de dos millones de euros, mientras que el servicio costó a la Diputación menos de un millón y medio, incluyendo gastos de personal y generales.

Por eso, el Grupo Socialista va a pedir un estudio de costes para conocer de manera exacta a cuánto asciende la diferencia entre ambas cantidades, y exigirá que repercuta de manera directa en una reducción de tasas que podría estar en torno al 30%. “Esta propuesta no responde solo a una cuestión legal, que ya sería suficiente motivo para plantearla, sino también porque no resulta ético que los municipios de la provincia, la mayoría de ellos pequeños, con pocos recursos y muchas necesidades, estén sosteniendo económicamente a la Diputación, cuando debería ser justo al revés”, ha explicado Pérez León.

La portavoz socialista ha denunciado que Guarinos ha propiciado esta situación al liquidar el Organismo Autónomo de Recaudación (OAR), creado en el mandato anterior precisamente para reinvertir de manera automática cualquier posible beneficio en la mejora del servicio o en la reducción de las tasas, en vez de incorporarlo a la caja común de la Diputación.

Además, ha criticado que Guarinos retenga durante meses buena parte del dinero que cobra en nombre de los ayuntamientos, en vez de entregárselo inmediatamente a estos. Como ejemplo, ha indicado que el año pasado recaudó casi 40 millones de euros, pero esperó hasta el segundo semestre para completar la liquidación con los ayuntamientos.

“Con una Diputación así, que se aprovecha de los ayuntamientos, es normal que haya recelos sobre la reforma de la administración local. Cabe preguntarse si estos son los modos de gestionar que se quieren fomentar”, ha concluido Pérez León.