El PSOE pide medidas de seguridad en la estación de tren de Sigüenza

El parlamentario socialista, que ha hablado con la Plataforma en Defensa del Ferrocarril Convencional en la línea Madrid-Sigüenza como paso previo a la presentación de esta iniciativa, considera que el atropello mortal de una mujer ocurrido el pasado 28 de octubre evidencia que “en la estación de tren de Sigüenza faltan varios elementos esenciales para garantizar la seguridad de los viajeros y usuarios”.

Alique entiende que es urgente resolver estas carencias de seguridad en la estación de Sigüenza, entre las que ha citado la inexistencia de pasos a diferente nivel de las vías, lo que obliga a los usuarios a cruzarlas en muchas ocasiones, la falta de un equipo de megafonía que ha sido retirada durante los últimos meses, y la ausencia de personal de servicio fijo en la estación, ya que actualmente cuenta únicamente con un agente móvil quien “al parecer cubre las estaciones de las provincias de Guadalajara y de Soria, además de la línea del AVE”.

Junto a las soluciones reclamadas para garantizar la seguridad de las personas en la estación de Sigüenza, Alique ha pedido a ADIF (organismo Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) que abra un expediente “para ver qué falló en el atropello mortal del pasado 28 de octubre, que se esclarezcan los hechos y se determinen responsabilidades”, además de las investigaciones que está llevando a cabo la Guardia Civil y el procedimiento judicial que tiene que abrirse sobre estos hechos.

En opinión de Alique, “transcurrida una semana desde que ocurrió el trágico suceso, reina la falta de transparencia y el oscurantismo sobre estos hechos, porque ni ADIF ni la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara han dado ninguna información sobre el mismo”.

Según la información recabada por el senador socialista entre vecinos de la localidad, concejales y Plataforma en Defensa del Ferrocarril, “la mujer fallecida no vio un tren que circulaba por un paso entre vías, que la arrolló minutos después de haberse apeado de otro convoy procedente de Soria en el que había llegado a Sigüenza con su marido”.

Esas mismas fuentes han indicado también a Jesús Alique que “el accidente pudo haber sido mayor, ya que la mujer fallecida era de las últimas en salir y antes habían pasado por el mismo lugar otras personas, porque en la estación de Sigüenza, si el tren te deja en la vía que no está junto al vestíbulo, la única forma de acceder al mismo es cruzando las vías con el consiguiente peligro para todos los usuarios”.