El PSOE propone Plan de Empleo para crear más de 1.600 empleos en la provincia

Para financiarlo, ha propuesto la utilización de 4,5 millones de euros, la mitad de los nueve millones de euros del remanente de tesorería del año 2011 que aún quedan después de que la presidenta, Ana Guarinos, se haya gastado en el último mes otros 10 millones de euros mediante decretos firmados por ella sin control del pleno de la Corporación. “Antes de que termine de agotarlo definitivamente, queremos aportar ideas para utilizarlo de manera productiva para los pueblos y para los ciudadanos, cuya principal preocupación ahora es el paro”, ha explicado Pérez León.

El Gobierno de Cospedal ha eliminado los planes de empleo regionales, dejando sin una oportunidad de trabajo a un buen número de personas que, de esta manera, lograban unos ingresos y podían acceder a renovar la prestación por desempleo. La portavoz socialista ha subrayado que “ante esta situación, los ayuntamientos están demandando la urgente activación de otras medidas alternativas que ofrezcan un mínimo de cobertura social a personas que viven situaciones críticas”. De los 24.000 parados que hay en Guadalajara, cerca de 10.000 ya no tienen ningún ingreso.

El Plan de Empleo de la Diputación facilitaría, además, la realización de obras o servicios de interés municipal que ahora difícilmente pueden afrontar por la caída de sus ingresos y las deudas que mantiene tanto el Gobierno de Cospedal como la propia Diputación, que aún no ha terminado de ingresarles el dinero generado por la recaudación de tributos del año pasado. Pérez León ha recordado que la Diputación de Ciudad Real está aplicando una experiencia similar, dotada con ocho millones de euros, que podría llegar a generar hasta 4.000 puestos de trabajo.

La propuesta del PSOE establece que deberían tener preferencia en la contratación las personas que hayan agotado la prestación por desempleo, así como jóvenes y colectivos con especial dificultad para acceder al mercado laboral. Estaría abierta a todos los municipios y EATIM de la provincia, distribuyendo la financiación en función de su población y el número de demandantes de empleo. En los de más de 2.500 habitantes, la propuesta contempla también actuaciones formativas. Serían subvencionables tanto los costes salariales y sociales como la formación.