El PSOE recorre la ciudad presentando su propuesta de reforma electoral

La primera medida del programa electoral del PSOE para conseguir estos objetivos es la reforma de la ley electoral para que puedan presentarse candidaturas desbloqueadas y los electores puedan votar de forma preferencial a un número determinado de candidatos. Además se estudiaría la posibilidad del voto por internet, como sistema complementario al voto por correo. “Se trata de aproximarnos a sistemas que ya se aplican en algunos países europeos, como Alemania o Suiza, y que supondrán un salto importante en cuanto a representatividad y satisfacción de las necesidades y demandas de la ciudadanía”, explica Valerio.

Aumentar la proximidad de las instituciones políticas a la ciudadanía y ampliar los cauces de participación son objetivos que ocupan también un lugar preferente en el programa electoral del PSOE. Para  ello, Alfredo Pérez Rubalcaba se compromete a promulgar una nueva Ley Básica de Participación Cívica e Institucional, desarrollando el artículo 23 de la Constitución, y mejorar los procedimientos de la Iniciativa Legislativa Popular, rebajando las limitaciones actuales y ofreciendo la posibilidad del “Diputado 351”, que represente a los impulsores de la iniciativa e intervenga en todo el proceso legislativo.

Además, durante el proceso de elaboración de leyes en el Parlamento, se establecerá la obligatoriedad de que las Mesas de las Comisiones correspondientes organicen sesiones de comparecencia con representantes de los sectores afectados por los proyectos legislativos.

El tercer gran bloque de medidas para mejorar la calidad de nuestra democracia se centra en la transparencia y el acceso a la información pública. Entre estas propuestas figura adoptar las reformas legales necesarias para garantizar que los cargos públicos no puedan cobrar más de un sueldo de las administraciones públicas o de los partidos políticos.

Medidas todas ellas, subraya Magdalena Valerio, que “dan continuidad a la trayectoria de los gobiernos del PSOE, que siempre han mejorado la rendición de cuenta a los ciudadanos, con la aprobación de leyes de transparencia y códigos de Buen Gobierno, publicando la declaración de bienes de altos cargos de las administraciones” y que “contrastan con la actitud del PP, y más concretamente de Cospedal, que no publicará, ni ella ni sus consejeros y altos cargos, sus declaraciones de bienes y rentas antes de las elecciones, pese a existir en Castilla-La Mancha una ley de transparencia que fue pionera y aprobada por un Gobierno socialista, y que obliga a todos los altos cargos de la Junta a hacer pública dicha declaración en el plazo de un mes desde su toma de posesión”.