El restaurador José Jiménez Blas recibe su distinción como Hijo Adoptivo de la ciudad de Sigüenza

La dimensión humana del personaje hizo que el auditorio quedara pequeño. Además de la Corporación Municipal y los cronistas oficiales, Juan Antonio y Pilar Martínez, familiares, amigos, hosteleros seguntinos y muchos de los que fueron sus compañeros hasta su jubilación en el restaurante madrileño Zalacaín hasta acompañaron al restaurador en el día en el que Sigüenza reconoció oficialmente su dedicación a la ciudad, su grandeza profesional  y la sencillez extraordinaria de su persona.

Fue el periodista gastronómico Lorenzo Díaz el encargado de hacer la semblanza de Jiménez Blas, mezclando, como es habitual en él, el tino de las citas con el humor. “Cervantes decía que sólo le emocionaban la inteligencia y la bondad. Pepe reúne ambas características”, dijo para definir al homenajeado.  “Es un hombre hecho a sí mismo, un niño pobre de la postguerra española que ha llegado a formar parte del lobbie más importante de toda la historia de la gastronomía española, el de Zalacaín, un restaurante en el que, me consta, se escribió la Constitución Española”, prosiguió. Entre otros muchos detalles sabrosos, Díaz recordó que el local madrileño fue el primero en España que logró las tres estrellas Michelin. “Pues bien, al frente del magnífico equipo de Zalacaín que lo logró el éxito estaba Jiménez Blas”, subrayó.

Por su parte el regidor recordó los méritos de este prestigioso restaurador, jubilado en enero de 2010, relacionándolos siempre con Sigüenza, y felicitó a Jiménez Blas por una distinción “que a buen seguro que llevará con la humildad, elegancia y diplomacia que forman parte de su personalidad”, destacó.  Asimismo Domingo agradeció que el homenajeado haya accedido, un año más, a participar como jurado del concurso de pinchos  medievales que tendrá lugar en la ciudad del Doncel el próximo día 5 de marzo. Por último, tuvo palabras de agradecimiento también para la seguntina Amparo Patón, la mujer de Jiménez Blas. “Sin duda, una gran parte de este premio es también para ti”, señaló el alcalde.

Antes de recibir la distinción, el propio José resumió su trayectoria profesional: “He dedicado mi vida a la hostelería, a prestar servicio, a servir, a hacer que un comensal estuviera cómodo y feliz desde que entraba hasta que salía del restaurante. A la vez que mis clientes eran felices, me hacían feliz a mí. Esta distinción que me otorgan las autoridades me llenará de felicidad todos los años que me queden de vida.  Me ha hecho sentirme, más que nunca, intensa y profundamente seguntino”, dijo antes de recibir una larga ovación.