El seguntino Santos García Verdes, premio a la tapa más original en Hondarribia

La avena es un homenaje al cereal que ya no tiene tanta raigambre, pero que en la Edad Media fue el combustible de las bestias de carga. El cucurucho adquiere tintes mágicos cuando García Verdes lo pincela de dorado. El interior no es menos jugoso. Tiene tres capas, una mousse de naranja, una brandada de bacalao y en la parte de arriba una bola de helado de aceite de oliva. “Ha sido un orgullo ganar este premio aquí, en el País Vasco, la cuna de la cocina”, afirmaba esta tarde el seguntino que además de presentar su pincho, se convirtió también en embajador de las bondades de su tierra. Fue la alcaldesa de Estella, Begoña Ganuza, quien le hizo entrega del diploma que reconocía al “Corneto” como la tapa más original del concurso 2012. El premio tiene también un reconocimiento económico de 500 euros.