El Sigüenza FS desperdició la ocasión de distanciar a ocho puntos al UD Guadalajara (4-5)

El Sigüenza pudo adelantarse en el marcador en los primeros minutos, pero marró sus ocasiones. No le ocurrió lo mismo a los visitantes, que transformaron en gol la primera ocasión de que dispusieron. Los locales no se resignaron con el tanto en contra y lucharon con denuedo el empate. También el Guadalajara tuvo sus opciones de volver a adelantarse en ese tramo del partido en un toma y daca intenso que se prolongó hasta las postrimerías de la primera parte. 

A falta de veinte segundos, los rojillos fallaron un dos contra uno, sufriendo además Juan una posible falta que el colegiado no señaló. En la vuelta de esa misma jugada Santi cometió una falta “también discutible”, señala el capitán del Sigüenza FS, Carlos Bodega. La protesta se tradujo en que dos jugadores locales y su delegado se llevasen tarjeta amarilla. El barullo descentró al Sigüenza que encajó el 2-0 en la reanudación del juego.

El descanso fue balsámico para los de Javier Bodega. En sólo ocho minutos, los seguntinos supieron transformar su ansiedad en un juego excelente, haciendo quizá los mejores minutos de toda la temporada. En ese tiempo, el Sigüenza FS le dio la vuelta al marcador para ponerse 3-2 ante el delirio de la grada. “Pudimos haber sentenciado, pero no lo hicimos”, lamentaba esta mañana Carlos Bodega, capitán del Sigüenza.

El panorama cambió radicalmente en el minuto 9 de reanudación, cuando Víctor hizo una falta y vio su segunda amarilla por protestar, dejando al equipo en inferioridad numérica. Los locales aguantaron los dos minutos de exclusión sin encajar un gol, a costa de un desgaste físico que acabarían pagando en el final del choque. El AD Guadalajara comenzó a utilizar como estrategia los envíos a sus pivotes, Blecua y Noé, aprovechando su envergadura física. De esta manera el AD Guadalajara hizo el 3-3. El 3-4 llegó a falta de tres minutos. El entrenador seguntino optó entonces por utilizar la baza del portero jugador. El riesgo salió bien, porque en la primera jugada que tuvieron, los seguntinos empataron a cuatro tantos. Pero no fue ayer el día de los seguntinos, que nuevamente a en el último suspiro encajaron el 4-5. Uno de los destacados de los capitalinos, Blecua, recibió de espaldas a la portería y la puso para que el UD Guadalajara remachase el cinco cuatro. In extremis, José Antonio pudo empatar a cinco en un doble penalti que se quedó milagrosamente entre las piernas del portero del Guadalajara.

Los de Javier Bodega tienen ahora dos desplazamientos, uno a Almendralejo y otro a Móstoles, que afrontan con la mejor de las disposiciones. “Vamos a seguir peleando hasta el final. Quedan 14 jornadas y nos haremos fuertes en casa”, decía hoy el míster.