El Sigüenza FS termina la liga poniendo en aprietos al líder (6-3)

Los visitantes se presentaban en la sierra madrileña justos de efectivos y con la baja de su entrenador, Javier Bodega, que no pudo acudir por un problema familiar que afortunadamente ya está resuelto. Su lugar en la banda lo ocupó Carlos Bodega, que ejerció el papel de jugador-entrenador.

El Escorial se adelantaba en una buena jugada de estrategia. El Sigüenza se asentó en la pista, después de haber llegado al partido con poco tiempo para calentar por problemas de tráfico, e hizo el empate a un gol. Después de la victoria ante el Leganés FS, el gol les dio alas para poner contra las cuerdas al campeón en dos contras en superioridad que los puntas rojillos no supieron aprovechar. El líder demostró a continuación por qué lo es, e hizo dos goles consecutivos, uno propiciado por un error defensivo de los seguntinos y el otro en una jugada magistral que batió a Gonzalo. En el último tramo de la primera parte los visitantes pudieron volver a marcar hasta en dos ocasiones, sorprendiendo a la defensa escurialense por velocidad. No entraron.

La reanudación siguió la misma tónica, con un Sigüenza tan volcado en la portería local que  llegó a estrellar dos balones contra los palos. Poco después El Escorial dio buena muestra  de su gran pegada. En una salida de presión errónea del Sigüenza robaron el balón e hicieron el cuarto gol. El quinto lo logró la calidad del líder, que tiene jugadores tan contrastados como Dani Parada. Con el 5-1 el Sigüenza se fue arriba, sabiendo ya que iban a conservar la decimotercera posición en la tabla clasificatoria, puesto que el AD Extremadura había perdido contra El Alamín. Así llegaron el segundo y tercer gol visitante, y también un gol fantasma, a lo Michel contra Brasil, que pegó en el larguero para botar dentro de la portería según reclamaron los rojillos. No lo consideró así el colegiado. El Sigüenza FS lo intentó con todas sus fuerzas, en un bonito toma y daca que el público agradeció desde la grada. Ambos equipos tuvieron ocasiones, dos dobles penaltis y un palo los seguntinos, pero al final el que marcó el último gol fue El Escorial.