El tercer barrio de Valdeluz homenajea a la astronomía

Es el particular homenaje que este municipio ha querido tributar a la astronomía universal y a científicos del prestigio de Galileo Galilei, Nicolás Copérnico o Johannes Kepler, que son considerados los padres de esta ciencia, así como a los primeros asteroides descubiertos en nuestra galaxia y que fueron bautizados con nombres de diosas y dioses de las mitologías griega y romana. De Ceres a Parténope pasando por Juno, Palas, Higia o Metis.

Estas referencias astronómicas en el callejero son otra de las iniciativas emprendidas por el municipio con motivo del 30º Aniversario del descubrimiento del asteroide Yebes, que el 17 de noviembre de 1982 fue localizado por un equipo de investigadores del Observatorio de Yebes. Joaquín Ormazábal explica que, entre el abanico de títulos que se barajaban, se han elegido aquellos “que eran más eufónicos, armoniosos y fáciles de pronunciar para los futuros residentes del sector 1 del POM de Yebes”. A su juicio, estas denominaciones también son un reconocimiento a la labor “sorda, eficaz y decisiva” que el Centro Astronómico viene prestando desde la década de los 70 y que ha sido “fundamental” para el desarrollo de la radioastronomía y geodesia en nuestro país, “una contribución que no se había reconocido hasta ahora y que hemos puesto en valor con la marca ‘Yebes 2012, Municipio Estrella’.

Otras tres calles de este mismo sector llevan el nombre de Roque de los Muchachos, Calar Alto y Arecibo, tres de los observatorios radioastronómicos más importantes del mundo. El Ayuntamiento de Yebes se ha dirigido a los municipios que albergan estas instalaciones para sugerir la posibilidad de establecer algún acuerdo de hermanamiento. En concreto, son Garafía y Breña Baja en la isla de La Palma, Gérgal en Almería y Arecibo (Puerto Rico), que está bajo la administración de la Universidad de Cornwell (Nueva York). Ese vínculo podría hacerse extensivo al Condado de Pocahontas (Virginia Occidental), donde se ubica el observatorio de Green Bank.

El acuerdo plenario también incluía el cambio de denominación de dos vías urbanas. Así, la actual Avenida de Yebes, la segunda de mayor longitud de Valdeluz, pasa a llamarse ‘Avenida Asteroide Yebes’, “porque no hay ninguna ciudad ni pueblo de este país que designe a una calle con su mismo topónimo”, según justificó el alcalde yebero. En cuanto a la Plaza de Alcohete, dedicada a la institución psiquiátrica, se sustituye por el de Constitución de 1812 ‘La Pepa’, coincidiendo con el bicentenario de su proclamación, “en recuerdo de la primera carta magna española, que fue la más avanzada de la época en el Viejo Continente, liberal y que reconocía el sufragio universal indirecto”.

El Boletín Oficial de la Provincia ya ha publicado estos cambios, que han sido puestos en conocimiento de diferentes organismos, como el Instituto Nacional de Estadística y Correos. Joaquín Ormazábal también anunció al Pleno que en breve se modificaría el nombre de la calle Mar Moliner, esposa del promotor urbanístico de Valdeluz, “el único dislate que compartimos con ‘El Quirón’ de El Pocero y que fue impuesto por la anterior Administración”, según explicó, por el de la filóloga y lingüista María Moliner. A este respecto, el portavoz del Grupo Popular sugirió que una de las calles o glorietas próximas a la iglesia de San Jerónimo, que está en construcción, lleve el nombre del patrón de Valdeluz, posibilidad que el alcalde aseguró se tendría en cuenta.

En cuanto al cuarto y último barrio de este núcleo urbano, que aún no ha sido recepcionado por el ayuntamiento yebero, Joaquín Ormazábal avanzó que los nombres de los viarios conmemorarán la llegada de la Alta Velocidad al municipio. La decisión final será de los propios vecinos, que podrán elegir entre las 20 alusiones al ferrocarril que se incluirán en la encuesta que se colgará en la nueva página web.