Emoción y colorido en la Fiesta de Las Candelas de El Casar

elcasar_candelas300115Todo está preparado en El Casar para que este viernes den comienzo las Fiestas en Honor a la Virgen de las Candelas, unos festejos llenos de colorido y tradición que se prolongarán hasta el domingo 1 de febrero, en los que se honra desde hace más de 150 años a La Candelaria.

Tres días intensos en los que los casareños se involucran con la fiesta y participan en sus distintos actos, destacando por su particularidad la lectura de la Carta de las Candelas que lleva a cabo el sábado 31, en la Plaza del Ayuntamiento. A través de versos sencillos y con lenguaje popular se cuentan chismes y anécdotas que consiguen sacar los colores a algunos de los conocidos “funcioneros”.
Se trata de unos festejos muy arraigados en este municipio de la Campiña que cuentan con el reconocimiento de interés turístico provincial, aunque desde el Ayuntamiento seguirán trabajando para que se otorgue a esta fiesta el interés regional tras ser rechazada nuevamente su petición por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha.
En todo caso, los casareños viven con gran intensidad una celebración que no sólo tiene carácter religioso sino costumbrista. En ella se unen tradición, con una mezcla de elementos literarios, militares y patrióticos, diversión y religiosidad.
Desde primera hora del viernes los pasacalles con gaita y tambor por el pueblo, con la participación de los “funcioneros”, ponen el punto de partida a Las Candelas. Pero será a las 17.00 cuando tenga lugar el acto de la entrega de la Vela a la Virgen, para continuar con música y baile público. En esta ocasión con la posibilidad de hacer uso de unas nuevas dependencias si el tiempo así lo exige. El Centro de Actividades Populares que este mismo jueves se abre al público.
No obstante, el día grande de fiesta es el sábado 31. El toque de diana por las calles de la localidad abre la jornada para continuar con la procesión y la Misa Mayor en honor de la Virgen, durante la que se procede a la bendición de las velas y el ofrecimiento de los pichones.
El momento más esperado por vecinos y forasteros por su colorido y carácter costumbrista llega con la lectura de la carta de Candelas, coplas con rima en las que se recogen los “trapos sucios o comidillas” de cada uno de los “funcioneros” que hacían la función (borracheras, amoríos, chascarrillos, etc.), a cargo de Mario Carpintero López, consiguiendo sacar los colores a más de uno.
Previo a ello es la carrera y bendición de las mulas, que tienen la particularidad de llevar los lomos pintados y que van persiguiendo a los “funcioneros” desde la Ermita hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde efectúan varias vueltas.
El domingo, 1 de febrero, además de misa y procesión en la ermita en honor a San Blas, que también tiene su fiesta, por la tarde tiene lugar el tradicional revoloteo de la bandera con la imagen de la Virgen, y entrega de la misma.
La Fiesta de las Candelas está sellada ya en un libro dedicado específicamente a este festejo.