En verano se iniciará la fase más delicada del desmantelamiento de Zorita

La previsión es que este proceso quede totalmente concluido para el año 2016, en el que el terreno de la planta nuclear -cerrada en abril de 2006- volverá a su propietario, Uniión Fenosa.

Hasta el próximo verano no está previsto iniciar la fase más delicada de esta operación de desmantelamiento, que es la que afecta a las partes contaminadas por la radiactivdad.

 

ENRESA  tendrá que dejar el emplazamiento tal y como estaba en los años 60, antes de la construcción de la central José Cabrera, que arrancó su actividad en 1968.

 

Durante este año de trabajos se han generado 3000 toneladas de residuos. En la actualidad se ha finalizado el vaciado del edificio de turbinas y ya se ha instalado el medidodor de bajo fondo para iniciar el desmontaje de las zonas radiológicas.

Hasta el próximo verano no está previsto iniciar la fase más delicada de esta operación de desmantelamiento, que es la que afecta a las partes contaminadas por la radiactivdad.