Este fin de semana Sigüenza acoge el IV concurso de pinchos medievales

En esta ocasión van a ser diez los locales seguntinos que compitan por alzarse con el primer premio y al tiempo por representar a la gastronomía seguntina en Portugal.

Cada establecimiento va a presentar a concurso un pincho, frío o caliente, que se podrá comer en dos o tres bocados. Las delicias medievales serán expedidas al público al precio de 2,50 € (pincho + caña o vino). Al igual que en las ediciones precedentes, sólo podrán utilizarse ingredientes anteriores a la conquista de América: trigo y sus derivados, leche, huevos, carne de caza, aves, ganado, setas y aceite por ejemplo. Las bases del concurso prohíben la patata, el tomate, el pimiento, el maíz o las frutas tropicales con el fin de que las tapas tengan un auténtico sabor medieval.

Para dilucidar cuál es el mejor, el Ayuntamiento de  Sigüenza ha nombrado un jurado que estará presidido por el recién nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad de Sigüenza, el gran restaurador José Jiménez Blas, del que también formarán parte representantes del Ayuntamiento de Sigüenza. El jurado recorrerá los diez locales a lo largo de la mañana del sábado, y valorará la presentación, elaboración,  originalidad y uso de productos medievales.

Para quienes se animen a probar los pinchos preparados por los restauradores seguntinos, cuyos nombres e ingredientes prefieren mantener en secreto hasta el día del concurso, la lista de restaurantes participantes es la siguiente: Café París, Cafetería Atrio, El Fielato, La Esquinita, Cervecería Ademar, La Granja de Alcuneza (Alcuneza), el Gurugú de la Plazuela, Milano I, Milano II y la Posada de Mojares (Mojares). A partir del sábado, y durante todo el mes de marzo, quedará abierta la Ruta del Pincho medieval seguntina, puesto que todos los establecimientos mantendrán sus creaciones de forma conjunta en sus cartas.