Este jueves se inicia el juicio contra el carnicero de Cifuentes acusado de matar a su pareja embarazada

guadlajara_audiencia300914Después de dos años desde que se produjeran los hechos (octubre de 2013), la Audiencia Provincial de Guadalajara verá a partir de este jueves, 22 de octubre, el juicio con jurado popular contra J.M.B.V., el carnicero de Cifuentes que presuntamente acabó con la vida de su pareja C.D.C.C.C., embarazada de siete meses.
En el escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía se pide para el procesado 15 años de cárcel y que indemnice con 125.000 euros a cada uno de los tres hijos menores de edad de la víctima y con 20.000 euros a la madre por los delitos de homicidio y aborto, con el agravante de parentesco.
El acusado, de 38 años, mantenía una relación sentimental con la víctima, de 34 años y nacionalidad peruana, y ambos convivían con los tres hijos menores de ella, quien en el momento de producirse los hechos se encontraba embarazada de más de ocho meses.
Tal y como indica la Fiscalía en su escrito, el 30 de septiembre de 2013, tras dejar a los niños en el colegio, el acusado y su pareja entablaron una discusión en el domicilio familiar y, el acusado, propinó a la víctima unos fuertes golpes en la cabeza con un objeto contundente hasta acabar con su vida.
Además, según el Ministerio Fiscal, el acusado sabía que causando la muerte de su pareja provocaría la muerte del feto y no hizo nada para remediarlo. Después, con el fin de ocultar lo ocurrido, metió el cuerpo de la víctima inerte en una caja, lo bajó a la trastienda de la carnicería, limpió los restos de sangre y se dispuso a despachar en el establecimiento con normalidad, continuando así con su actividad diaria habitual.
Al día siguiente llevó el cuerpo de su pareja a una nave cercana y lo descuartizó en nueve pedazos que enterró de manera separada en la parcela, envueltos en cal.
También, según la Fiscalía, el acusado utilizó el teléfono móvil para enviarse mensajes tanto asimismo como a los familiares de ella, haciéndose pasar por la víctima, para despistar y genera confusión que hiciese pensar que se hubiera podido ir. E incluso llegó a llamar a la víctima hasta en más de 60 ocasiones desde el 30 de septiembre de 2013 –en que ocurrieron los hechos- hasta el 15 de octubre de ese mismo año.
Pero además también en ese periodo, y supuestamente con el fin de despistar, utilizó la tarjeta de la víctima e incluso llegó a realizar varias extracciones de efectivo desde dos cajeros automáticos de Madrid, siendo captado en estas operaciones por las cámaras de seguridad de la entidad.
Finalmente, el 25 de octubre, y tras una intensa búsqueda se encontró parte del tronco del a víctima enterrado en cal en la parcela propiedad del acusado y sobre el 12 de diciembre se halló el resto en distintos puntos de esta parcela.