Fermín Santos Alcalde
Fermín Santos Alcalde

El subtítulo era el final. El final animoso a uno de aquellos largos poemas de José Antonio Ochaíta cuyo comienzo se iniciaba con tristezas: La Alcarria monda y lironda, adusta tierra importuna… Tristezas para un poema que llevaba un título no menos descorazonador: “Voz de angustia por la Alcarria”, que el poeta jadraqueño declamó el 6 de diciembre de 1950 a los postres de una llamada “comilona”, que los alcarreños ya residentes en Madrid, el Gobierno Alcarreño en el exilio, lo designaron algunas autoridades provinciales, dedicaban a quien acababa de obtener un sonoro éxito pictórico en el llamado “Salón de Otoño”. La “comilona”, por supuesto, llevaba aromas alcarreños de pintura, comenzando por los entremeses, alcarreños; de primero: judías al óleo con cerdo y longaniza; de segundo: magras al temple con patatas de Yunquera; todo regado con vino de Illana, acompañado con miel de la Alcarria, nueces y frutas alcarreñas… Sí, también hubo aguardiente de Morillejo que llevó bajo el brazo don Antonio Aragonés Subero.

Los guadalajareños de la Colmena, de Madrid, homenajearon por vez primera a Fermín Santos (del libro La Colmena de Guadalajara, de T. Gismera)
Los guadalajareños de la Colmena, de Madrid, homenajearon por vez primera a Fermín Santos (del libro La Colmena de Guadalajara, de T. Gismera)

Se celebró en la cafetería La Mezquita de la plaza de Alonso Martínez, de Madrid, y estuvo organizada por Sinforiano García Sanz con la colaboración de don José Sanz y Díaz y unos cuantos exiliados más. La lista de asistentes se completaba con la mayoría de quienes, tres años atrás, fundaron la tertulia “La Colmena”, que trataba de dar un aire de renovación a la cultura de Guadalajara. Los nombres de los asistentes: Francisco Layna; Claro Abánades, Alfredo Juderías, Isidoro Montiel, Castillo de Lucas… y un ciento más. Curiosamente, las autoridades provinciales, invitadas por supuesto al acto, declinaron la invitación. Don Juan Casas, Gobernador civil, por la hora en que terminaría; D. Enrique Fluiters, Alcalde de la capital, porque ese día había pleno en el Ayuntamiento; D. Felipe Solano, Presidente de la Diputación, no respondió; y D. Saturnino Santos, primer edil de Gualda, por circunstancias especiales.

José Antonio Ochaíta dedicó a Fermín Santos su Voz de Angustia por la Alcarria
José Antonio Ochaíta dedicó a Fermín Santos su Voz de Angustia por la Alcarria

Claro, el homenajeado era don Fermín Santos Alcalde, un pintor guadalajareño, de Gualda, de treinta y nueve años a la sazón, y que había nacido a la pintura por devoción propia. Por instinto natural, que se suele decir; y en contra de la voluntad de su padre, que siempre quiso que terminase unos estudios y encontrase a través de ellos una buena posición económica. Nada ajeno a lo que cualquier padre desearía para los hijos.

En cambio Fermín Santos Alcalde, hijo de don Francisco Santos y doña Tomasa Alcalde, quería ser pintor; desde la más tierna infancia; incluso cuando sus padres emigraron a Madrid y el chiquillo apenas levantaba cuatro palmos del suelo y se aposentaron en uno de aquellos pueblos-barrio de un Madrid en expansión, Tetuán de las Victorias, el barrio que se comió Chamartín de la Rosa y homenajeaba a aquella en la que generales de la talla de Prim y O`Donell se laurearon frente a las tropas de Mohammed IV, Sultán de Marruecos.

Toros en Jadraque, por Fermín Santos
Toros en Jadraque, por Fermín Santos

La de Fermín Santos Alcalde, hasta entonces, también fue una guerra, contra las circunstancias. Pero pudo más la pasión por los pinceles que las trabas que le impuso la vida. Su pasión por la pintura le llevó a compaginar trabajo de mozo de recados, y estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. Y sobreponerse a las circunstancias de que la Diputación provincial, a su petición de ayuda, entonces la Diputación provincial convocaba becas de ayuda, lo pusiese en la lista de espera, el 3 de febrero de 1936 respondieron a su petición diciéndose que hace el número 9 de los aspirantes a bolsas de estudios y que automáticamente, cuando le corresponda por turno de vacantes, se le incluirá en nómina.

Ni siquiera sus profesores de la Escuela de Pintura lograron saltar la barrera de la aparente indiferencia provincial, porque un par de meses después les respondieron lo mismo: a los profesores de la Escuela Superior de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid, que interesan la concesión de ayuda oficial al alumno Fermín Santos Alcalde, por creerlo acreedor a ella, que próximo a terminar el curso escolar, procurará en momento oportuno esta Corporación resolver sobre las becas y bolsas que resulten vacantes y tendrá en cuenta el informe de los mismos.

El informe lo firmaba don Marceliano Santamaría, uno de los más prestigiosos pintores de aquellos años; junto a Daniel Vázquez Díaz y unos cuantos más de esos nombres sonoros que hoy se escuchan en los museos de pintura.

Fermín Santos y sus hijos recibieron, en 1984, el homenaje de la Casa de Guadalajara en Madrid, estampando su firma en el libro de honor de la Casa (T. Gismera, en Historia de la Casa de Guadalajara)
Fermín Santos y sus hijos recibieron, en 1984, el homenaje de la Casa de Guadalajara en Madrid, estampando su firma en el libro de honor de la Casa (T. Gismera, en Historia de la Casa de Guadalajara)

Aquel año ya sabemos lo que sucedió. Un año que se multiplicó por tres, y al final sí; al final don Fermín Santos Alcalde sí que tuvo el patrocinio de la Diputación provincial de Guadalajara. En 1941 ya recibía, para ayuda de estudios, 2.000 pesetas, que al año siguiente se aumentaron a 3.000 y se prolongaron a lo largo de 1943, y continuaron hasta 1946, cuando el pintor de Gualda comenzó a darse a conocer en Madrid, a ganar premios y ser admirada su prometedora pintura. Entonces pintaba calles y plazas de Madrid y paisajes de Guadalajara, que le hicieron ganar ese último año el primer premio de la Exposición provincial de Guadalajara; cuando en Guadalajara sonaban pintores como Regino Pradillo o Carlos Santiesteban; y en la pintura de Fermín Santos comenzaban a apreciarse los tenebrismos de Solana. Entonces comenzaron los éxitos, unidos al mucho trabajo y una dedicación permanente, a Guadalajara y la Alcarria.

Inauguración de la exposición de Fermín Santos, con motivo de las Ferias y Fiestas de Guadalajara. 26 de septiembre de 1963
Inauguración de la exposición de Fermín Santos, con motivo de las Ferias y Fiestas de Guadalajara. 26 de septiembre de 1963

Se dedicó, Fermín Santos Alcalde, a pintar la Alcarria; a pintar Jadraque por los cuatro costados; a Sigüenza, a la que descubrió por casualidad y en la ciudad quiso ser uno más, de abajo arriba y desde todos los ángulos, hasta llegar a escribirse de él que: “Los cuadros de Fermín Santos han hecho famosa la ciudad de Sigüenza, fuera del ámbito provincial”. Y se le llegó a considerar “heredero del Goya de los desastres, con especial predilección por temas como los aquelarres, interiores de iglesias y las costumbres populares”.

Con razón Sigüenza lo nombró “Hijo Adoptivo” de la ciudad en la que residió, en la calle de San Roque número 13, por espacio de 60 años; y lo nombró “Cronista Artístico de la Ciudad”; porque hay pueblos y ciudades que son agradecidos con quienes las escriben, pintan y promocionan.

Imposición de la Abeja de Oro y homenaje a Fermín Santos en la Diputación Provincial de Guadalajara con José de Juan y el poeta Manuel Martínez Remis. 2 de octubre de 1963
Imposición de la Abeja de Oro y homenaje a Fermín Santos en la Diputación Provincial de Guadalajara con José de Juan y el poeta Manuel Martínez Remis. 2 de octubre de 1963

Contrajo matrimonio con una pintora, Tomasa Viana Mayoral; y fueron padres de pintores; todos ellos se convirtieron en símbolos de la pintura Guadalajareña del siglo XX.

Fermín Santos, ya don Fermín, se quedó a vivir para siempre en Sigüenza; el 29 de noviembre de 1997 entró definitivamente en la historia de los mitos. Su muerte trastocó la vida seguntina y su entierro en la ciudad dejó sentir el cariño que, en toda la provincia, se había ganado. Camino del cementerio desfilaron los paisajes alcarreños; los de su admirada Atienza; los tenebrosos de Jadraque; los paisajes lirondos y mondos que cantase Ochaíta; Sigüenza… Su dedicación a aquella Casa de Guadalajara en Madrid, para la que dibujó las cabeceras de sus artículos… Y las autoridades todas de Guadalajara, lo homenajearon.

Aquel día, en el que Fermín Santos recibía el homenaje de los guadalajareños de Madrid, a Fermín Santos le creció su amor patrio, escuchando lo que Ochaíta cantaba; que la Alcarria, que Guadalajara, mientras Fermín la pintase, no se podía morir.

Y así fue. La Alcarria, Guadalajara, a través de su pintura es, al día de hoy, como Fermín, como Ochaíta, como Layna, como tantos nombres más, eternidad.

Fermín Santos Alcalde, pintor, nació en Gualda (Guadalajara), el 18 de agosto de 1909; falleció y fue enterrado en Sigüenza (Guadalajara), el 29 de noviembre de 1997.