Finaliza la primera fase de la remodelación integral de la Cuesta de Calderón

Los trabajos de remodelación de esta céntrica calle del casco urbano de Guadalajara, que el Ayuntamiento está remodelando paulatinamente desde el año 2008, es una de las obras incluidas dentro del Plan de Inversiones que el Ayuntamiento de la ciudad ejecutará en 2012. Un plan al que se destina una inversión de 14,8 millones de euros y a través del cual se espera que se produzca la contratación de unas 1.500 personas.

Hay que recordar que la reforma integral de la Cuesta de Calderón consta de una serie actuaciones que tienen que llevarse a cabo de manera coordinada entre las que destacan la renovación completa de la calzada y las aceras, del alumbrado público, la sustitución de las infraestructuras de abastecimiento y la canalización de la red de saneamiento, la modificación de los espacios destinados al estacionamiento de vehículos, así como la renovación de la señalización vertical y de los elementos de mobiliario urbano ya deteriorados por el uso como es el caso de las arquetas.

La Concejalía de Infraestructuras del consistorio capitalino está satisfecha con la ejecución de los trabajos de esta obra por debajo del plazo previsto en estas fechas. Sobre todo, al tratarse de una obra compleja por tener que simultanear distintas actuaciones y por comprender labores en el subsuelo, superficie y vuelo en todo el trazado de la Cuesta de Calderón.

La finalización de este primer tramo marca, como es lógico, el inicio de la segunda fase de ejecución de los trabajos entre la calle Luis Pizaño y la confluencia de la Cuesta de Calderón con la calle Doctor Benito Hernando. Con la extensión de una capa de aglomerado para asfaltar toda la calle, se darán por concluidos los trabajos en la que será la tercera fase de la obra.

La Cuesta de Calderón tiene una longitud de 150 metros y una superficie total de 1.500 metros cuadrados y está previsto que las obras, en las que se han invertido 167.000 euros, finalicen en la primera quincena de septiembre. Por último, hay que señalar que la planificación de estos trabajos se ha programado para el verano con el objetivo de provocar las menores molestias posibles a los vecinos, viandantes y negocios de la zona.