Frío en El Casar en la fiesta de las Candelas

La fiesta comenzó el viernes 3 de febrero, con el pasacalles amenizado por los dulzaineros acompañados por los “funcioneros”, aún sin vestirse formalmente. Por la tarde tuvo lugar la tradicional ofrenda de la vela a la Virgen de la Candelaría y ya por la noche el baile en el Auditorio Municipal.
El sábado, considerado el día grande de la fiesta, se inicia con la diana por las calles de la localidad, acto al que sigue la procesión y la misa en honor a la Virgen de la Candelaria, durante la cual se procede a la bendición de las velas. Los actos matinales finalizan con el ofrecimiento de los pichones, la bendición de las mulas a la puerta de la iglesia, el lanzamiento al aire de las picas y el revoloteo de la bandera por los funcioneros.
Pero sin duda, el momento más esperado por vecinos y forasteros es sin duda la lectura de la carta de Candelas, por el “cartero”, Luis Escudero, acto al que precede la carrera de las mulas, con los lomos pintados, persiguiendo a los funcioneros desde la Ermita hasta la plaza del Ayuntamiento. El acto de la lectura se lleva a cabo desde el balcón consistorial y empieza con alabanzas a la Virgen para, posteriormente, contar hechos anecdóticos de cada uno de los funcioneros y que a más de uno siempre saca los colores. La carta finaliza agradeciendo la presencia tanto de los casareños como de los forasteros en la fiesta. El baile nocturno puso el cierre a este segundo día festivo.
El domingo 5 de febrero, pone el broche final a la fiesta de Candelas de este año con la celebración de la misa en la Ermita de San Blas y el refresco ofrecido por el “capitán” de los funcioneros.