Fuego devastador

He salido unos días de Guadalajara para aprovechar un viaje por el sur de España. Durante estos días he seguido por diversos medios, pero principalmente por henaresaldia.com las tristes noticias de la devastación que los incendios forestales estaban haciendo en la provincia, principalmente el iniciado en Aleas y que continuó hacia Arbancón y el de Bustares.
En el primero de ellos el fuego calcinó unas 3000 hectáreas y por lo que a mí atañe, un buen tramo del GR-10 por los pinares de Arbancón, de camino a Muriel. El segundo ha devastado buena parte de la falda del emblemático Santo Alto Rey de la Majestad, la primera montaña que ascendí con 13 o 14 años con el Club Alcarreño de Montaña.
Impotencia he sentido estos días al ver que se quemaban tramos de senderos y caminos que uno a pateado y recorrido.
El incendio de Aleas nos va a obligar a rectificar este tramo del GR-10, habrá que hablarlo con la Diputación de Guadalajara. Haremos lo posible para que los senderistas que recorran este tramo del GR-10 se lo encuentren en perfectas condiciones.
Pero no sólo me ha indignado los incendios y sus consecuencias, sino también la manipulación política que la izquierda ha hecho de su mala gestión, cosa que no pongo en duda. Y esto me ha recordado cuando hace nueve años, la derecha se encargó de manipular el grave incendio de los pinares del Ducado con la muerte de 11 miembros de un retén.
Manipular una desgracia es patético, por un lado y por otro. Hay que dejarse de monsergas y arrimar todos el hombro para que esto no vuelva a ocurrir.
Cuando el PSOE gobernó Castilla La Mancha, poco o nada hizo por los montes, no los cuidó, no los limpió, no se ocupó de ellos, y luego, sus dirigentes salieron en bandada a justificar lo injustificable.
Ahora ha ocurrido lo mismo. Cospedal ha hecho recortes en la empresa pública GEACAM, permitiendo que, si hace nueve años, el retén estaba formado por once personas, hoy lo forman tres personas. Algo esta funcionando mal. Y no me vale que salgan en rueda de prensa diciendo que aquí no ha pasado nada, que ellos han hecho todo lo humanamente posible y que han sido las malas condiciones meteorológicas las que han hecho que este incendio sea tan devastador. No se porqué pero estas mismas excusas me han recordado al de hace nueve años.
Todo esto es consecuencia de la mala gestión medio ambiental en Castilla-La Mancha, pero no desde hace tres años, sino desde hace mucho más tiempo.
Los montes están sucios, no se limpian y como consecuencia de ello el incendio es extremadamente grave y difícil de controlar.
Nunca ha habido tanto incendio, las gentes de los pueblos cuidaban su bosque, vivían y dependían de él. Hacían hacenderas para limpiarlo, sacar madera, cuidarlo, el bosque les daba vida. Había rebaños de ovejas y de cabras que eliminaban las malas hierbas. Hoy no hay ganado que se encargue de limpiar los montes, las malas políticas medioambientales lo impiden.
La Consejería de Agricultura debería de replantearse sus políticas medioambientales y potenciar, entre otras cosas, la creación de rebaños por los montes. Además de contratar trabajadores para la limpieza de los montes, porque si no se actúa desde ahora mismo, perderemos la vida que nos da el bosque.
No nos dejemos llevar por la desmesura, seamos más sensatos.