Fútbol de salón en el Escartín

Precisamente esa virtud puede venir bien a un Guadalajara que, por el momento, prefiere ceder la responsabilidad del balón a sus adversarios.
Recién ascendidos ambos, basados los dos en los bloques que lograron el ascenso, Guadalajara y Sabadell pueden ofrecer esta noche un bonito espectáculo, en una jornada nocturna de fútbol.
Sobre la alineación morada es más difícil que nunca adivinar quiénes serán los once elegidos. Carlos Terrazas, entrenador del Guadalajara, no quiere ni oír hablar de rotaciones. Sin embargo, el descalabro de su zaga en ocho minutos en Riazor, donde encajó tres goles del Deportivo de La Coruña, ha servido para que el incuestionable David Fernández y el capitán Jorge se perdieran una convocatoria cada uno, para el debut de Gaffoor, y para que la columna del bloque, Javi Soria, haya bajado a la posición de central y por tanto concedido la titularidad a Jony en la medular.
Más adelante Rodri se gana partido a partido figurar en el once inicial, y la lesión de Harper obliga al técnico vizcaíno a ensayar fórmulas varias, como la entrada de Badía el pasado sábado en el Mini Estadi, o incluso la sigilosa irrupción en el grupo del canterano Cristian.
Nombres aparte, lo que sí parece cierto es que el 4-1-4-1 concede al equipo alcarreño más solidez defensiva y más minutos de recorrido con respecto al rombo con dos hombres en punta, que provocaba en el grupo un bajón físico en las segundas partes.
Con todo, y pensando que el Guadalajara tiene la próxima semana dos compromisos fuera de casa, es probable que ciertos futbolistas descansen, y mañana regrese al césped del Escartín un once similar al que inició la Liga con buenos resultados.