García-Page habla de acuerdo sobre el agua si se establece una reserva estratégica de 4000 hms cúbicos

García-Page ha adelantado que la ejecutiva regional de hoy va a analizar un decálogo que se va proponer al Gobierno de Cospedal como base para llegar a un gran acuerdo regional sobre agua en Castilla-La Mancha previo a la negociación de un futuro Plan Hidrológico Nacional. Decálogo que el líder socialista resumía en la necesidad “técnica, que no política”, de que nuestra tierra cuente con una reserva estratégica de 4.000 hectómetros cúbicos en todas sus cuencas. “Si Cospedal está con Castilla-La Mancha y no con Valcárcel, debe aceptar esa reserva estratégica y habrá acuerdo”, señalaba.
 
García-Page indicaba que le va a hacer una pregunta a Cospedal en esta materia: “¿Cómo es posible que en comunidades autónomas en las que gobierna el PP se pueda llegar a acuerdos para decir todos lo mismo sobre el agua y en Castilla-La Mancha, no” ¿Cómo es posible que Rudí, en Aragón, sea capaz de decir que no puede haber trasvase del Ebro, y que Valcárcel y Fabra puedan decir en Murcia y en Valencia que debe haber trasvases y no se rompa España y cuando en Castilla-La Mancha hablamos de agua y del Trasvase del Tajo rompamos España”“.
 
El dirigente socialista continuaba señalando que “puedo entender que haya gente que defienda que el Plan Hidrológico Nacional debe basarse en trasvases. Ahora, lo que no acepto es que se pueda decir que no puede haber trasvase desde el Ebro y que sí puede haber trasvase desde el Tajo”.
 
Page se ha referido a otras cuestiones de interés regional, como la propuesta unilateral, presentada un miércoles santo, a las dos de la tarde, del grupo parlamentario popular, para reformar la ley electoral, muestra, según ha dicho “del miedo que tienen después de verle las orejas al lobo en las elecciones andaluzas y asturianas y a la antipatía creciente que despierta el Gobierno de Cospedal”. Y añadía: “Estoy dispuesto a sentarme a negociar una reforma que haga que tengamos una ley electoral que valga para siempre. Pero, para eso, deben retirar el precocinado que nos ha servido faltando a su palabra, al compromiso de la señora Cospedal que dijo que nunca modificaría la Ley electoral sin consenso y sin diálogo con la oposición”.
 
Y es que, terminaba García-Page, “desde el cambio de Gobierno en Castilla-La Mancha llevamos un año de marcha atrás y engaños”. Y lo explicaba: “Me preocupa que antes Castilla-La Mancha era admirada, por ejemplo, por la sanidad pública que tenía, y ahora somos pioneros en toda España en los hachazos que la damos a la Sanidad pública y a la educación pública. Y engaños, porque están haciendo exactamente todo lo contrario de lo dijeron; en los impuestos, en el céntimo sanitario, en que no iban a tocar a los empleados públicos o en que no iban a privatizar la sanidad”.