García-Page propone hacer obligatoria la dedicación exclusiva a la región por parte del presidente o presidenta de Castilla-La Mancha

page300614El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado que si obtiene la confianza de los ciudadanos en las elecciones autonómicas que se celebrarán en mayo de 2015 hará “obligatoria la dedicación exclusiva del presidente o presidenta a la región”.

Y es que, para García-Page es “intolerable” lo que está sucediendo con Dolores de Cospedal a lo largo de toda la legislatura, al mantener multitud de puestos de plena dedicación, lo que a su juicio “supone tener una presidenta los jueves y dedicada el resto del tiempo a los múltiples conflictos que tiene como número 2 del PP”.

El líder de los socialistas castellano-manchegos ha realizado estas declaraciones en un desayuno informativo en Ciudad Real, donde ha estado acompañado por el secretario provincial del PSOE en esta provincia, José Manuel Caballero, por la secretaria de Organización, Blanca Fernández, y por la portavoz regional, Cristina Maestre.

Impuestos en la región

En dicho encuentro, García-Page también ha avanzado que durante el próximo mes de octubre el PSOE de Castilla-La Mancha presentará una nueva iniciativa “para exigir que todos los cargos públicos de la Comunidad Autónoma tributen aquí por una simple razón de coherencia y de sentido común, y es que si la Junta fija los impuestos de los ciudadanos de aquí, al menos que los primeros en pagarlos sean los cargos de la administración pública de la región”.

Sanidad pública por ley

Y no han sido los únicos compromisos adquiridos por Emiliano García-Page, puesto que también ha anunciado que una de las primeras leyes que pondrá sobre la mesa en cuanto cambie el gobierno en Castilla-La Mancha será revertir el sistema sanitario. “El PSOE retomará el camino de la Sanidad pública que emprendimos porque están intentando un proceso de privatización colectivo de la sanidad, algo de lo que aviso a todas las empresas y a todos los profesionales, y lo haremos por una simple razón: porque es más fácil endeudarse para financiar servicios públicos que endeudarse para terminar pagando la factura a Bankia, ha resaltado”.

García-Page ha explicado que estos son algunos de los aspectos de trabajo en los que está inmerso el PSOE en estos momento que afronta como “la recta final hacia un recambio político” en la Presidencia de Castilla-La Mancha gracias a una alternativa mayoritaria que logre sacar a la región de donde la ha dejado Cospedal en estos cuatro años, periodo en el que ha dicho que Cospedal ha dejado a Castilla-La Mancha como “campeona en deuda y de despidos” de empleados públicos.

Para lograr este objetivo, García-Page aboga por conformar una gran coalición social, y para ello ha invitado al resto de formaciones políticas a sumarse en la lucha emprendida por el PSOE contra el ‘pucherazo’ electoral asestado por Cospedal, asunto que llevará próximamente al Tribunal Constitucional.

Cambiar insultos por primarias

Por último, el máximo responsable de los socialistas en la región ha invitado a los dirigentes ‘populares’ a llevar a cabo un ejercicio de democracia interna. “Me gustaría que gente que se pasa el día insultando o incluso inventándose o instrumentalizando candidatos, que procedan como el PSOE, y para ello invitaría al Partido Popular de Castilla-La Mancha a que aborden también un proceso de primarias, a que se imponga también un criterio de democracia interno”, si bien ha apostillado que “ya sé que es complicado, muy complicado después de saber cómo Cospedal ha sido capaz de cambiar la ley electoral en sentido contrario en menos de dos años”.

Por su parte, el secretario general de los socialistas ciudadrealeños, José Manuel Caballero, ha manifestado la unión y confianza de toda la familia socialista en torno a Emiliano García-Page para que sea la persona que haga frente al “retroceso lamentable experimentado en Castilla-La Mancha en términos de calidad de vida, de aumento de la pobreza, de la desigualdad social y del desempleo”, retos prioritarios a los que hay que dar respuesta.