El descarte del polígono de ‘El Ruiseñor’ frustra la creación de cerca de 1.500 empleos en Guadalajara

Empresarios y oposición cifran en alrededor de un millar los puestos de trabajo que habría creado la construcción del campus universitario

RAÚL CONDE

El desarrollo del proyecto de El Ruiseñor, que el Ayuntamiento de Guadalajara ha descartado recientemente, contemplaba la construcción de un campus universitario, un parque tecnológico y científico y un parque empresarial. La iniciativa recogía la previsión de crear alrededor de 1.500 puestos de trabajo. El PSOE y algunos de los empresarios implicados en la urbanización de este espacio consideran que esta es la cifra de empleos que va a perder la ciudad si, finalmente, el Ayuntamiento consuma sus planes sobre El Ruiseñor.

En declaraciones a HENARES AL DÍA, la portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento, Magdalena Valerio, defendió este proyecto y destacó “la elevada cifra de puestos de trabajo que va a tirar a la basura una ciudad que actualmente tiene 9.000 parados”. Además, la dirigente socialista advierte que, “teniendo en cuenta la paralización de la Ciudad del Transporte, Guadalajara se queda apenas sin un metro cuadrado de suelo industrial disponible, lo que dificulta aún más la llegada de inversiones precisamente en una época en la que habría que poner alfombras a los empresarios”.

Valerio acusa al alcalde, Antonio Román, de no querer desarrollar El Ruiseñor “porque nunca fue partidario de llevar el campus fuera del casco urbano”. Sin embargo, la portavoz socialista recuerda que fue el propio Román, siendo ya alcalde, quien ratificó la ejecución del polígono, en un acuerdo a tres bandas entre la Junta de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Guadalajara y la Universidad de Alcalá.

La portavoz socialista y diputada nacional mostró ayer los documentos que reflejan que el anterior Gobierno regional adjudicó la construcción de la primera fase del campus en febrero de 2011, por importe de 5,4 millones de euros, y el acta de replanteo, de abril de 2011, “en el que queda de manifiesto que la empresa adjudicataria no pudo empezar a ejecutarla porque Román no le concedió la licencia de obra”, según el PSOE. “Le gustará más o menos la idea del campus, pero la realidad es que como alcalde adquirió un compromiso institucional del que ahora se desentiende”, matiza Valerio.

El pasado 26 de febrero, tras una reunión entre Román y Arturo Romaní, consejero regional de Hacienda, la Junta confirmó que ha devuelto al Ayuntamiento de Guadalajara tres de las cuatro parcelas del polígono que éste le había cedido en los terrenos en los que se iba a ubicar las infraestructuras de El Ruiseñor. El concejal de Urbanismo, Juan Antonio de las Heras, salió ayer al paso de las críticas vertidas por la portavoz del PSOE y afirmó que “Valerio no está legitimada para reclamar el campus, un proyecto “fantasma” que su gobierno nunca tuvo intención de ejecutar”.

De las Heras acusó al anterior presidente regional, José María Barreda, de no aportar financiación para el proyecto, al tiempo que recordó que “el Ayuntamiento concedió las correspondientes licencias para el Parque Científico y Tecnológico en julio de 2010 (fue la Junta de Comunidades la que no permitió el inicio de los trabajos). Y en cuanto a la licencia del Campus Universitario, el Ayuntamiento otorgó la licencia en septiembre de 2010”, sostuvo. Según Valerio, De las Heras “no dice la verdad porque esa licencia nunca se concedió”.

Con relación al campus universitario, la intención del Ayuntamiento es ubicarlo en el centro de la ciudad. De las Heras recordó ayer que la Junta de Castilla-La Mancha “se ha comprometido a seguir ampliando las infraestructuras universitarias en el entorno de la Escuela de Magisterio” y lamentó la oposición del PSOE de ampliar las instalaciones universitarias “en edificios públicos como el Hospital Provincial, el parque móvil o el colegio de las Cristinas”.

La portavoz socialista responde que “el colegio de las Cristinas no es propiedad del Ayuntamiento, por lo que tendrá que pagar al Ministerio de Defensa si quiere esos terrenos”. Además, según la portavoz socialista, “la universidad busca optimizar los recursos, por eso prefiere un campus agrupado”. En todo caso, Valerio advierte que El Ruiseñor se encuentra ya en un 70% urbanizado, después de una inversión de 30 millones de euros, 15 financiados con aportaciones públicas y otros 15 derivados de la iniciativa privada.

La devolución de las parcelas del Ayuntamiento al Gobierno regional supone el entierro de El Ruiseñor. Los empleos frustrados en este emplazamiento se suman a las reclamaciones judiciales por parte de empresas que se sienten agraviadas por el descarte del proyecto. Este digital publicó el pasado 5 de marzo que Cerquia ha presentado un recurso contencioso-administrativo por responsabilidad patrimonial de casi un millón de euros al Consistorio la parte de una gasolinera, aunque prepara otras demandas cuyo importe de reclamación podría alcanzar los 40 millones de euros.

Valerio puntualiza que la “inacción de Román puede arruinar e hipotecar al Ayuntamiento de Guadalajara durante varias generaciones, si llegan a prosperar las reclamaciones de indemnizaciones multimillonarias que algunas empresas están planteando en los tribunales”.