Ibercaja refuerza su solvencia durante el primer semestre

En este primer semestre, a través de su red de oficinas, la Caja ha gestionado un volumen de actividad de 65.665 millones de euros y ha obtenido un beneficio antes de impuestos de 84 millones de euros, un 23,81% menos que hace un año. Este resultado se ha logrado en un contexto difícil, por el entorno macroeconómico del país y las tensiones en los mercados financieros internacionales, que han provocado un encarecimiento de la financiación.

El crédito a clientes bruto totaliza 33.227 millones de euros. El proceso de desapalancamiento de la economía ha limitado la demanda;, aún así, hasta junio se han formalizado casi 35.000 préstamos y operaciones de leasing a particulares y empresas, con un volumen que supera los 2.365 millones de euros. De ese importe, el 65% se ha destinado a financiar actividades productivas, lo que pone de manifiesto que la Caja está apostando decididamente por impulsar su relación con el tejido empresarial, particularmente pymes.

Los recursos de clientes gestionados alcanzan los 48.235 millones de euros, de los cuales los recursos de balance ascienden a 38.975 millones. Dentro de ellos, los captados a través de la red de oficinas han tenido un comportamiento favorable, resaltando el impulso de los depósitos a plazo, que crecen un 4,47% en los doce últimos meses.
 
El patrimonio gestionado en fondos de inversión y planes de pensiones ha seguido una trayectoria sensiblemente mejor a la marcada por el sistema. En fondos de inversión Ibercaja suma a su cuota de mercado 20 puntos básicos en un año, llegando al 3,44% en junio. En planes de pensiones, la Caja gana 21 puntos básicos de cuota de mercado, en relación a junio de 2010, hasta el 5,38%. En seguros de vida, las provisiones matemáticas se incrementan más de un 9%, con lo que la participación en el mercado sube 13 puntos básicos, alcanzando el 2,72% a cierre del segundo trimestre.

La evolución de esa trayectoria es aún más visible si se observa a lo largo de una década. En el año 2000, la cuota en fondos de inversión era del 1,83%; en planes de pensiones del 0,99%, y en seguros del 1,73%.