Ibercaja y Caja 3 acuerdan la fusión

El acuerdo adoptado esta tarde por los correspondientes órganos de gobierno es fruto de las negociaciones abiertas en el marco de la reestructuración del sector financiero, que persigue un sistema más sólido, eficiente y competitivo.

Con este acuerdo, los dos bancos actuales se integrarán para dar respuesta así a las nuevas exigencias que imponen el entorno económico, financiero y regulatorio. De este modo, se crea una entidad más sólida y competitiva, que tendrá su sede social y sus servicios centrales en Zaragoza y sedes de negocio en Burgos y Badajoz.

Este proceso dará lugar a una entidad de 65.000 millones de euros de activo y un volumen de negocio de 104.000 millones de euros. En términos de fondos propios, se situará en el 9º puesto del ránking nacional, con más 4.000 millones de euros. Además, consolida su posición de especialista en el mercado en productos de desintermediación (fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro), en el que alcanza la quinta posición, con un volumen de 13.679 millones de euros.

A través de sus 1.622 oficinas, el nuevo banco atenderá a una base de 3,3 millones de clientes, con una cuota de mercado superior al 15% en siete provincias españolas, consolidando así su liderazgo en sus mercados tradicionales de actuación, y presencia en Portugal. A nivel nacional, la cuota de mercado superará el 3% en créditos y el 4% en depósitos.

Respecto a los fundamentos financieros, el nuevo grupo nace con un ratio de capital principal del 10,22%, muy superior al 8% exigido por la regulación, y tiene una posición de liquidez de las más holgadas del sistema. Esta posición permitirá continuar respondiendo a las necesidades de financiación de nuestros clientes. 

La entidad resultante mantendrá su vocación social y de servicio al cliente que caracteriza a sus cajas accionistas, bajo un modelo de banca minorista centrado en familias, pymes y autónomos y con el objetivo de preservar la Obra social en las comunidades autónomas en las que desarrolla su actividad.

Los clientes continuarán operando con su entidad como hasta ahora, con la ventaja de disponer de una gama de servicios y productos más completa y competitiva.