Inaugurada la iglesia parroquial de Durón tras diez años de obras

duron240814El templo fue inaugurado por el Obispo D. Atilano Rodríguez y al acto han asistido numerosos vecinos de la localidad, así como numerosas autoridades y los padres de don Hilario Téllez, sacerdote recientemente fallecido.

Esta mañana la localidad alcarreña de Durón , situado a orillas del embalse de Entrepeñas, ha vivido una jornada de verdadero entusiasmo con el acto de inauguración  y terminación de las obras de la iglesia parroquial de Santa Maria de la Cuesta.
Las obras que se iniciaron en el año 2004, siendo cura párroco don Hilario Téllez, fueron ejecutadas en dos periodos y  la inversión total realizada en el templo ha superado los 370.000 euros, de ellos, 112.000 han sido para la última fase, restando aún una deuda de unos 62.000.
La ceremonia de inauguración de la parroquia, estuvo presidida por el Obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, oficiando una misa concelebrada con seis sacerdotes y asistiendo también junto el subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Juan Pablo Sánchez;  el alcalde del municipio, Juan Ramírez García, el diputado de obras de la Diputación Provincial y alcalde de Peñalver, José Ángel Parra Mínguez; el Alcalde Budia, Carlos de Silva y la alcaldesa de Fuentenovilla, Monserrat Rivas, quien además es presidenta de FADETA.
Al finalizar la misa, se procedió al descubrimiento de una placa conmemorativa en la que se hacia una mención especial a don Hilario Téllez, párroco de la localidad y recientemente fallecido, quien fue el verdadero artífice e iniciador de las obras. La placa fue descubierta por el obispo de la diócesis acompañado de los padres del sacerdote, visiblemente emocionados.
Las obras de restauración de la Iglesia parroquial de Durón se iniciaron en el año 2004 y se han podido concluir gracias a las aportaciones y donativos realizados por instituciones y entidades como el Obispado de Sigüenza Guadalajara, Diputación Provincial de Guadalajara, Fadeta, IberCaja, Ayuntamiento de Durón y los propios fieles.