La Asociación ‘Guada Acoge’, homenajeada en Marchamalo dentro de los actos de la conmemoración del Día del Voluntariado

El principal hilo conductor de la jornada volvió a ser la creación de una cadena humana que simbolizó la unión y la colaboración entre las personas para conseguir entre todos un mundo mejor, cadena que comenzó su marcha en la Plaza Mayor de la localidad para ir sumando miembros a lo largo de todo su recorrido. Dicho recorrido llevó a sus integrantes hasta la Vivienda Tutelada para mayores, el Centro de Salud, el Ateneo Arriaca, el Centro de Mayores ‘Las Fuentes’ y, finalmente, de regreso al Centro Social Municipal, portando todos ellos sobre su pecho el eslogan de la jornada, ‘El Color del Voluntario’, que inspiró un acto posterior en la sala de usos múltiples del centro.

Con este lema se quiso simbolizar una parte de la esencia del voluntariado, la aportación que cada voluntario hace con su labor desinteresada a las personas a las que ayuda, poniendo su grano de arena para conseguir una sociedad mejor y más igualitaria. Todos los participantes pudieron elegir su color preferido para pintar con él y con el sentimiento que querían trasmitir relacionado con la labor de los voluntarios sobre un mural en el que una paleta de pinturas simbolizaba el conjunto de las aportaciones de los voluntarios en la inmensa labor social del movimiento del voluntariado.

Para finalizar, se llevó a cabo un acto de homenaje, como cada año, esta vez enfocado en la labor intensa y permanente que lleva a cabo desde hace años en la localidad campiñera la Asociación ‘Guada Acoge’, con la presencia de una técnico que intenta de manera cotidiana ayudar a resolver los problemas de adaptación, inserción, formación, promoción y defensa de los derechos de las personas inmigrantes dentro de nuestra sociedad.

Su presidente también acudió al acto junto con algunos integrantes de la asociación, cediendo el honor de recoger el diploma en su homenaje por parte de  los  Servicios  Sociales  del  Ayuntamiento  de  Marchamalo a Clarice Sami, técnico que desarrolla dicha labor en la localidad desde hace varios años. Sus palabras fueron de agradecimiento y de reivindicación de la labor del voluntario, la cual encuentra su esencia en la prestación de ayuda a las personas que más lo necesitan de una manera desinteresada.