La Casa de Guadalajara en Madrid prepara ya el III Día de Guadalajara en Madrid

A lo largo de todo un fin de semana, el sábado 22 y el domingo 23 del presente mes, algunas de las plazas más céntricas de Madrid, entre ellas la de Santa Ana, del Angel, Jacinto Benavente o de la Provincia y de la Cruz, servirán de escenario para que a través de cerca de medio centenar de casetas facilitadas por el Ayuntamiento de Madrid a la Casa de Guadalajara, las empresas más representativas de la provincia de Guadalajara puedan exponer sus productos o promocionar sus sociedades, asociaciones o rutas turísticas.
A lo largo del fin de semana, y como complemento añadido, representaciones del folclore, el turismo, la historia o la cultura provincial tendrán su espacio a lo largo de las calles adyacentes, con representaciones y pasacalles musicales de botargas, enmascarados o grupos de dulzaineros que animarán a la visita turística a nuestra provincia, sin que falten representaciones literarias o eventos culturales, en el escenario que mayor número de visitantes lleva a Guadalajara: Madrid.
Ya está confirmada la asistencia de varias asociaciones culturales y empresariales, tanto de Guadalajara capital como de las distintas comarcas, así como botargas, enmascarados y representaciones musicales que coordinados por la Diputación provincial, pondrán su nota de color a las jornadas, nacidas en el mes de junio de 2010. El éxito de aquella jornada animó a la celebración del mismo a lo largo de todo un fin de semana, cuyo programa se ultima en estos días.
La gestión directa de la Casa de Guadalajara en Madrid ante el Ayuntamiento de la capital y su concejal del distrito de Centro, Don José Enrique Núñez Guijarro, ha hecho posible el presente, como lo hizo en los anteriores, sin ningún coste económico para la provincia de Guadalajara.
La novedad de este año será que, dada la angustiosa situación económica por la que atraviesa la Casa de Guadalajara, se pedirá a los expositores una colaboración con la que poder ayudar a la propia Casa de Guadalajara en Madrid, cuyo futuro, conforme se anunció el pasado mes de junio en Guadalajara, corre un serio riesgo, ante la grave crisis económica de las instituciones que han ido retrasando el pago de los convenios firmados.
Al día de hoy, y según se dio públicamente a conocer, la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha suspendió en el pasado ejercicio todo tipo de colaboración económica con las casas y centros regionales; el Ayuntamiento de Guadalajara dejó de ingresar su cuota de socio el pasado año 2009 y la Diputación Provincial de Guadalajara tiene pendiente el ingreso de los convenios firmados con la Casa de Guadalajara correspondientes a los años 2011 y 2012, y la gran mayoría de expositores y asistentes a los anteriores “Días de Guadalajara en Madrid” que adquirieron compromisos de colaboración con la Casa, no han cumplido sus promesas, por lo que la Casa únicamente se mantiene con las aportaciones de sus asociados y la pequeña subvención que recibe del Ayuntamiento de Madrid, cercana a los dos mil euros anuales, lo que ha llevado a la entidad regional a una grave situación económica que la obligará, al no disponer de fondos con los que hacer frente, a solicitar un aplazamiento en el pago del alquiler de la sede  el próximo mes de octubre, si con anterioridad no recibe los fondos comprometidos por la Diputación provincial.
Debemos recordar que la Casa de Guadalajara en Madrid pone a disposición de la Diputación provincial, así como de los distintos expositores y visitantes, su sede, así como la colaboración de sus asociados en todos los eventos que tienen lugar, sin percibir a cambio compensación alguna, y por el contrario, generándole unos gastos extra cada vez más imposibles de mantener.
La grave situación económica por la que la Casa de Guadalajara está atravesando, generada por el aplazamiento de pagos institucionales, ha hecho que los propios directivos de la entidad tengan que hacer frente a los gastos más perentorios, sin que pueda descartarse la posibilidad de cierre de la propia Casa, en los próximos meses, con lo que no sólo se cerraría el centro regional, sino que se perderían cerca de cien años de la historia de la propia provincia de Guadalajara, en la capital de España.