La Concordia acoge la misa del peregrino

La Misa comenzó con el traslado de una sencilla cruz sobre base de un tronco de madera y en cuyo cénit tenía una corona de laurel. Fue portada por peregrinos de los cinco continentes. Del mismo modo, y para hacer más universal la Celebración, las lecturas, Evangelio y Ofrendas se proclamaron en castellano, inglés, francés, italiano y portugués.

Esta Misa del Envío fue cantada por una treintena de jóvenes pertenecientes al Coro Diocesano. Especialmente emotiva fue la interpretación, tras la Comunión, de una canción dedicada a la Virgen María y que fue interpretada por tres jóvenes mejicanas.

Tanto el Alcalde de Guadalajara como la Presidenta de la Diputación participaron activamente de la Celebración y se interesaron por el estado de los peregrinos en su último día en nuestra ciudad y provincia.

A la conclusión de la misma, los peregrinos entonaron cánticos de sus países de origen y se distribuyeron por la ciudad. Muchos fueron a visitar los Monumentos de Guadalajara que estaban abiertos por iniciativa de la Concejalía de Turismo. A primera hora de la tarde se trasladaron al merendero del Parque de San Roque para degustar una exquisita paella.