La desaparecida ermita románica de Almoguera

Estos hechos no son recientes, pues ya en la Enciclopedia del Románico, en el volumen primero de los dos dedicados a Guadalajara y publicados en Aguilar de Campoo a finales de 2009, figura como desaparecida desde que “Hace unos años, y debido a olas obras de remodelación del cementerio, se decidió eliminar toda obra antigua existente, por lo que se eliminó por completo la estructura”. El espacio rectangular donde se encontraba la ermita se halla “ocupado por una dependencia del cementerio”. Los trabajos de campo de este tomo de la Enciclopedia se realizaron en 2008 e inicios de 2009.

Aunque era “uno de los ejemplos más claros del románico alcarreño” según dicha Enciclopedia, esta poco conocida ermita no aparece mencionada en obras monumentales como “El Románico en Guadalajara” de Tomás Nieto Taberné et al (obra agotada de 1991, se podía descargar de la UNED, de http://e-spacio.uned.es/fez/view.php?pid=bibliuned:23187), ni Ruiz Montejo et al en su obra “La Herencia Románica de Guadalajara” (JCCM, 1992), ni en la reedición de “La Arquitectura Románica de Guadalajara” de Francisco Layna Serrano (Aache, 2001), incluyendo el apéndice final que añade obras no mencionadas en la edición original, ni en las “Rutas del Románico en la provincia de Guadalajara” de De la Garma Rodríguez (2001). Para acabar, las ruinas de la ermita eran conocidas por el Cronista Provincial Antonio Herrera Casado y, desafortunadamente, no poseo la “Historia de Almoguera a través de sus documentos” de Francisco Javier Sánchez Martínez (Aache, 2002) para poder consultar lo que dice al respecto.

La ermita del cementerio se menciona en la documentación histórica publicada en “La provincia Calatrava de Almonacid de Zorita en el siglo XVI“ deFernández Izquierdo y colaboradores (CSIC, 2001) que se puede consultar también en Internet en http://www.dge.filol.csic.es/zorita/ . Era la Ermita de Santa María de Almuña, mencionada en 1518, “a la cual tenían mucha devoción los vecinos de Almoguera” y en la que había una Virgen con su Hijo en brazos, amén de otras obras de arte y “una buena campana en su campanario”. En las “Relaciones Topográficas de España. Relaciones de pueblos que pertenecen hoy a la provincia de Guadalajara”, publicadas por el Cronista Provincial Juan Catalina García (1903, reedición ampliada en CD-ROM por Aache, 2003) se menciona en la de Almoguera a “cuatro hermitas, las tres en pie y bien reparadas, y la otra se parecen solos los cimientos de ella, porque esta no tiene renta y las demás sí: la primera de las reparadas se llama Santa María de Almuña, está junto á la Villa”. Juan Catalina repite aproximadamente la misma frase en los Aumentos a las Relaciones y en su Catálogo Monumental de Guadalajara (Aache, CD-ROM, 2001) “Es digna de ella un ermita situada al otro lado del valle, en la parte NE junto al actual cementerio. El ábside es románico pero sus materiales son mampuesto y yeso, aun en los pequeños contrafuertes que lo sostienen. Solo por esta circunstancia es digna de ser mencionada”.

Desde entonces a ahora, fueron desapareciendo la mayor parte de sus elementos y en folletos de turismo (que recogen webs como www.monumentalnet.org o www.turismocastillalamancha.com) se repite la frase “Restos de una ermita románica del siglo XII, en el actual cementerio, de la que sólo se conserva el ábside semicircular recorrido por columnas  desde la base a la cornisa, ésta con canecillos (cabeza de la viga que asoma al exterior y soporta el alero) de temas geométricos”.

Menciono todas estas descripciones, incluidas las “turísticas” para hacer notar al lector que no era ni un monumento “desconocido” ni “de poco valor”, dado lo escrito por el Cronista Juan Catalina y en la Enciclopedia del Románico. Esta enciclopedia data la ermita a finales del siglo XII o inicios del XIII, destacando estar levantado su ábside en mampuesto y yeso, las columnas del ábside con estilizados capiteles con motivos vegetales y los canecillos bajo el tejado con motivos geométricos.

La más amplia información moderna sobre los restos del ábside de esta ermita la ha escrito Ángel Félix Álvarez Pérez, que ha “colgado” en internet excelentes descripciones de elementos románicos del partido judicial de Pastrana, algunos ya desaparecidos como la iglesia de “Nuestra Señora de los Santos Viejos” de Romanones. El autor muestra fotos fechadas en 1983 siendo 2004 el año que hizo la última actualización de la página web  http://www.telefonica.net/web2/angelfelixalvarez/584-I-C.htm .

Según Ángel Félix “hace las veces de capilla del campo santo. De la antigua ermita sólo permanece el pequeño ábside semicircular construido bajo estilo románico. Sus muros son de mampostería con gruesos bloques apenas labrados de yeso natural, muy abundante en las inmediaciones. El exterior queda dividido en cinco lienzos por medio de cuatro contrafuertes que en forma de columna entrega llegan hasta el nivel de la cornisa rematados con un capitel decorado. Los elementos que forman la cornisa son bloques prismáticos con decoración simple consistente en una fina hendidura longitudinal pegada al borde inferior. Bajo ellos hay veinte canecillos (cuatro por lienzo). Su morfología es singular ya que están formados por la superposición de dos canecillos”. El autor añade la descripción de los canecillos y que “los capiteles de las columnas están decorados con temas vegetales”.

Lo que llama más llama la atención en este caso es la dejadez e ineficacia de los organismos responsables de la preservación del Patrimonio Histórico de España: La legislación de Patrimonio (estatal o autonómica) obliga al propietario del bien sujeto a la Ley de Patrimonio (como, evidentemente, era la ermita de Almoguera) a custodiarlo, conservarlo, mantenerlo y nunca destruirlo, y a las autoridades a exigir el cumplimiento de esta norma. En 2008 escribí: “Al haberse transferido las competencias a las Comunidades Autónomas, corresponde … a Comunidad Autónoma, Diputaciones y Ayuntamientos velar … sobre los bienes de su propiedad. Deben velar, y aplicar la ley, sobre los bienes privados en los casos en que la dejadez o la falta de medios impidan su conservación por su dueño. Pero, ¿Recuerdan ustedes alguna actuación en este sentido? En la práctica, hay casos de inhibición en vez de vigilancia ¿Cuántas expropiaciones ha habido por falta de cuidado de un Monumento o un Bien de Interés Cultural?”

La ermita de Santa María de Almuña de Almoguera ha desaparecido, como desapareció el año pasado la Torre del Cuadrón en Auñón. Aún estamos a tiempo con otros monumentos de Guadalajara, valgan como ejemplos la Ermita de Valdelcubo, la iglesia de Villaescusa de Palositos o la iglesia de Querencia. Podría ser un deseo para pedirlo esta Nochevieja de 2011, entre tantos otros.

Por José Luis García de Paz