La Diputación atiende todas las solicitudes de ayuda para la compra de fondos para bibliotecas municipales

dipugu_libors011114La Junta de Gobierno de la Diputación de Guadalajara ha dado el visto bueno a la resolución de las ayudas a los ayuntamientos para la adquisición de fondos bibliográficos con los que aportar nuevo material multimedia y libros a las bibliotecas públicas municipales y salas de lectura con el fin de garantizar la prestación de un servicio de calidad.
Según apunta la diputada de Cultura, Marta Valdenebro, “se han atendido las solicitudes de todos los ayuntamientos que cumplían los requisitos exigidos en esta convocatoria”, realizada por la Diputación merced a un convenio de colaboración suscrito con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
De esta forma, las subvenciones cubrirán un porcentaje del gasto realizado por 39 ayuntamientos de nuestra provincia en la compra de fondos bibliográficos, llegando al cien por cien de los solicitantes que se ajustan a los criterios de esta línea de ayudas, cuya cuantía varía en función de la inversión realizada por cada una de las corporaciones locales y también del número de habitantes del municipio.
Alcoroches, Budia, Yebes, Maranchón, Alustante, Albalate de Zorita, Fuentelencina, Fuentenovilla, Lupiana, Sacedón, Tórtola, Trillo, Albares, Cogolludo, Azuqueca, Cabanillas del Campo, Mondéjar, Horche, Fontanar, Brihuega, Chiloeches, Villanueva de la Torre, Cifuentes o Yunquera, son algunos de los pueblos a los que la Institución Provincial ha concedido este tipo de ayudas, según figura en el acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno.
“Los servicios bibliotecarios son uno de los instrumentos esenciales a través de los cuales se garantiza el acceso a la cultura, y desde la Diputación Provincial estamos comprometidos con la mejora y sostenimiento de estos servicios”, asegura Valdenebro, quien recuerda que en la provincia de Guadalajara están abiertas al público un total de 43 bibliotecas y 8 salas de lectura.
Esta convocatoria va dirigida a los municipios, organismos autónomos locales y EATIMs que dispongan de biblioteca o sala de lectura pública municipal, teniendo que acreditar que están abiertas al público, funcionando con regularidad, y que cuentan con bibliotecario contratado al menos por media jornada.