La Diputación cambiará farolas en los pueblos gracias a los Fondos FEDER

El vicepresidente primero y responsable del Área de Desarrollo Municipal, Rafael Esteban, ha explicado que la actuación en el alumbrado público tiene un presupuesto de 3,3 millones de euros. La Diputación aportará el 30% –más de 800.000 euros–, mientras que los ayuntamientos solo tendrían que sufragar con fondos propios unos 150.000 euros, con cantidades que oscilarían entre 2.000 y 8.000 euros cada uno.
 
El proyecto estará abierto a un total de 111 municipios y EATIM de la provincia, que suman en conjunto más 115.000 habitantes. Son todos los que tienen más de 200 vecinos censados, excepto la capital y Azuqueca de Henares. Los de menor población podrán acogerse a una medida similar aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 4 de marzo.

El vicepresidente cuarto y responsable del Área de Infraestructuras, Julio García, ha indicado que los equipos de alumbrado ahora existentes se sustituirán por otros de menor potencia, pero igual eficacia lumínica. En los municipios que tengan entre 200 y 500 habitantes, se renovarán todos los puntos de luz, mientras que en los de mayor población se llegará hasta un máximo de 250, con 30 adicionales por cada pedanía. “Siguiendo estos criterios, se podrán sustituir hasta 18.000 equipos en toda la provincia. Con un ahorro en consumo de 50 euros al año por cada uno, la factura energética se reducirá en unos 10.000 euros por municipio y cerca de 900.000 en el conjunto de la provincia”.
A efectos de financiación, los 32 municipios y 14 EATIM que tienen entre 200 y 500 habitantes no tendrán que hacer aportación. Hasta 2.000 habitantes –hay 24–, será del 5%. En el tramo de 2.000 a 5.000 hay 12, que deberán sufragar un 10%, mientras que los seis con más de 5.000 pondrán un 15% del coste total. “Sumando a este proyecto las ayudas del Gobierno central, podemos afirmar que el 85% de los 288 municipios de la provincia podrán renovar su alumbrado sin coste alguno. Para los demás, las aportaciones oscilarán entre 2.000 y 8.000 euros, con lo que en un año todos habrán amortizado el gasto”, ha subrayado el vicepresidente.

La segunda parte del proyecto que se presentará a la convocatoria de fondos FEDER está dirigida a mejorar la eficiencia energética de edificios de la propia Diputación: la Casa Palacio y el Centro San José. Consistirá en el cambio de las actuales carpinterías exteriores, de madera y con cristales simples, por otras con doble acristalamiento y rotura de puente térmico.

El objetivo es reducir hasta un 50% las pérdidas en estos dos edificios emblemáticos, pero poco eficientes en términos energéticos. La actuación en el Centro San José tiene un coste previsto de 1,3 millones de euros, mientras que en la Casa Palacio no llegaría a los 190.000 euros.