La Diputación entrega “banderas verdes” a siete “ecoescuelas” de la provincia

El IES Molina (Molina de Aragón), el CEIP Romualdo de Toledo. (Jadraque), el CEIP Clara Sánchez (Galápagos), CEIP La Arboleda (Pioz) y el IES Alejo Vera (Marchamalo) recibieron por primera vez la “bandera verde”, galardón que concede ADEAC a los centros de enseñanza que durante tres años han desarrollado con éxito el programa y han trabajado los tres temas centrales: agua, energía y residuos. Se entrega por un periodo de tres años y significa un reconocimiento público a nivel nacional de la política ambiental seguida en el centro. Igualmente han recibido su correspondiente “bandera verde”  (en este caso se trata de una renovación) el CEIP San Antonio de Portaceli (Sigüenza) y el CEIP Cristo de la Esperanza (Marchamalo).

Para elegir a los candidatos, ADEAC y técnicos de Diputación realizan periódicamente una evaluación de cada entro participante y un informe que recoge todas las actuaciones hechas  a lo largo de cada curso escolar. Una vez que el centro ha recibido la “bandera verde” tiene que continuar con su trabajo, manteniendo la filosofía de la “ecoescuela” para conservarla y renovarla cada 3 años. Con estas “banderas” suman ya 23 el total de las entregadas desde que en 2007 se  otorgaran las primeras.
Guarinos: Aprender y enseñar a cuidar el medio ambiente
En el acto de entrega de las “banderas” la presidenta de la Diputación, Ana Guarinos, ha expresado su satisfacción por ver que recursos de la Institución Provincial “se han invertido en algo tan importante como este proyecto en el que habéis aprendido a cuidar el medio ambiente”, les ha animado a seguir trabajando, y sobre todo a “enseñar a los demás lo aprendido”. Por su parte, la diputada de Medio Ambiente, Lucía Enjuto, tras recordar que la entrega se hacía precisamente en el Día Mundial del Reciclaje, ha transmitido a todos (profesores y alumnos) la enhorabuena de la Diputación de Guadalajara, que es la promotora y dinamizadora del programa “Ecoescuelas” en la provincia que se inició en el curso 2004-2005 con 5 Centros hasta alcanzar los 35 del actual curso distribuidos por toda la provincia, incluidos los Institutos de la capital los colegios dependen del convenio firmado por su Ayuntamiento con ADEAC). Este año se han incorporado tres: CEIP La Cobatilla de Mandayona, CEIP La Espiga y el IES San Isidro, ambos de Azuqueca de Henares.

La diputada de Educación, Marta Valdenebro, por su parte, en su intervención glosó el significado de la “ecoescuela” y de la bandera verde, y animó a todos a llevar siempre consigo su el espíritu “porque lo que se aprende en ella nunca se olvida”. Como se sabe, este programa  es un instrumento que permite, a los profesores y profesoras, padres-madres y alumnos-alumnas, analizar y comprender la problemática medioambiental de su entorno, y supone un compromiso de toda la comunidad educativa para trabajar por la calidad ambiental y la sostenibilidad del centro educativo y de su entorno.

Por su parte, el coordinador de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta, Federico Verde, en su intervención hizo hincapié en la importancia de los tres “temas de futuro” que han tratado en este curso como son el “agua, la energía y el reciclaje” que están presentes en las preocupaciones del gobierno regional. De hecho, el programa anima al alumnado a desarrollar un papel activo y participativo en sus centros y les muestra cómo pueden mejorar y beneficiar su medio ambiente local, a través de medidas surgidas en los centros, en especial, en las temáticas básicas de agua, energía y residuos, así como en aquellas temáticas prioritarias cada año a nivel global, como es el caso actual del cambio climático, protección de los bosques, etc y de este modo, estimula en las futuras generaciones el hábito de participación en los procesos de toma de decisiones, así como conciencia de la importancia del medio ambiente en el día a día de su vida familiar y social, en el Consumo Responsable, la Cooperación Internacional y el Comercio Justo.

El presidente de ADEAC, José Ramón Sánchez, ha explicado su presencia precisamente en el encuentro (“hay  250 municipio en 50 países y muchos profesores y alumnos en el mundo haciendo lo mismo”) por la importancia de descender a los detalles y para llevar a todos los rincones la importancia de las “ecoescuelas” que en su opinión “son una responsabilidad” con las generaciones futuras”. El programa pretende aumentar la conciencia de los estudiantes sobre temas relacionados con el medio ambiente y el desarrollo sostenible a través de la combinación entre su estudio en la clase y la acción en su comunidad más cercana.