La Diputación muestra una desconocida colección de fotografías de la Guadalajara de los años 60

La muestra, según da cuenta la presidenta de la Diputación, Ana Guarinos, en la presentación de la exposición es el resultado de un proceso de identificación, clasificación, digitalización y descripción por los técnicos de nuestro Centro de todo el material entregado, por expreso deseo de Rosario Ballester, a la Diputación de Guadalajara en mayo de 2007, que es “una amplia y desconocida colección fotográfica, fruto de la labor de divulgación cultural y artística desarrollada en las décadas de los años sesenta y setenta del siglo pasado por el matrimonio formado por Rosario Ballester y Francisco Cortijo Ayuso”.

Los profesores José Félix Martos Causapé y José Antonio Ruiz Rojo, autores del estudio que se publica en el catálogo de la exposición,  coinciden en destacar a Cortijo y Ballester “por su labor de difusión del arte y la cultura de la provincia de Guadalajara, como lo prueban los numerosos libros y artículos en prensa y revistas especializadas publicados por ambos y, naturalmente, las más de setecientas fotografías tomadas en nuestra tierra durante los años sesenta y comienzos de los setenta, una época marcada por el desarrollismo y las transformaciones de índole económica y social, previa a la llamada transición democrática de la segunda mitad de los setenta”.

Ambos autores nos recuerdan que Francisco Cortijo fue un médico humanista en la línea de Gregorio Marañón y José Jiménez Díaz que nació y murió en Pastrana (1910-1992) que “fue testigo privilegiado -a su escala protagonista- de estos cambios en la provincia de Guadalajara, incluidos el fomento del turismo desde las instituciones del Estado, la construcción o ampliación de varios embalses y la creciente preocupación por la recuperación del patrimonio histórico-artístico”. Mientras que la periodista Rosario Ballester, fallecida en Madrid en este mismo año, se casó con Francisco en Madrid 1965. Los dos colaboraron (él con un texto y ella con siete fotografías) en la realización del folleto turístico sobre Pastrana editado a mediados de los sesenta por el Ministerio de Información y Turismo en español, francés, inglés y alemán. En abril de 1969 fue nombrada vicesecretaria de la junta directiva de la Asociación de Escritores de Turismo, y año y medio después, en septiembre de 1970, recibió el Premio de Periodismo de la Diputación (compartido con Salvador Toquero) por su artículo sobre arte y paisaje en el partido judicial de Guadalajara. “Una de sus publicaciones más curiosas, con la que podríamos decir que se adelantó a su tiempo, es La cocina en Guadalajara (Caja de Ahorro Provincial, 1982)” recuerdan.

Para Martos  y Ruiz Rojo “el grupo de fotografías más impactante es el que recoge las obras de reconstrucción y restauración del Palacio del Infantado en Guadalajara en la segunda mitad de los sesenta”, y destacan que “la colección fotográfica en su conjunto (cuya autoría es compartida, aunque la mayoría de los clichés deben atribuirse a Rosario, más cerca del terreno profesional) delata el interés preferente de la pareja (sobre todo de Francisco, que recordemos era alcalde de Pastrana y diputado provincial) por documentar los pueblos y enclaves de la comarca de la Alcarria Baja y sus modernas infraestructuras hidráulicas, fuente de riqueza y promesa de desarrollo turístico”.