La Diputación saca a concurso la Planta de El Serranillo con el objetivo de agrupar y mejorar la gestión de residuos en el año 2019

robisco151014Siguiendo en la línea de mejora de los servicios que presta la Diputación para hacer de su gestión una prestación eficaz y eficiente, el vicepresidente de la Institución Provincial y diputado responsable del Consorcio de Residuos, Lorenzo Robisco, ha dado cuenta de los detalles de un importante contrato relativo a la gestión de la Planta de Transferencia de El Serranillo y el Punto Limpio. Se trata del concurso para adjudicarlo hasta el año 2019; ejercicio fijado para que “todos los contratos de residuos tanto del Consorcio como de la Diputación estén agrupados” ya que será entonces cuando venza también el Servicio Provincial de Residuos y el contrato de la Planta de Tratamiento de Residuos de Torija. “Tenemos un horizonte prometedor para seguir poniendo orden en la gestión de los residuos”, ha dicho Robisco, recordando que “en estos momento podemos decir satisfechos que el Consorcio no tiene ninguna deuda: hemos pasado a deber un millón de euros hace tres años a no deber ni un solo euro, y eso es motivo de alegría”, incidió mostrando también su satisfacción por los procedimientos judiciales heredados que acabaron en acuerdo.
De esta forma, Robisco ha anunciado que “volvemos a sacar a concurso la Planta de Transferencia de El Serranillo y el Punto Limpio por un tiempo de cuatro años más uno con un objetivo de llegar al año 2019”. En este sentido, ha informado que, a este concurso que ya lleva un tiempo en fase de adjudicación, han concurrido un total de ocho empresas y que, en los próximos días, se procederá a la apertura de las ofertas económicas de tal forma que “a finales de este año o principios del siguiente habrá una empresas encargada de continuar con la gestión”. El importe es de dos millones de euros con una cuantía fija anual de 400.000 euros, muy similar al del Servicio Provincial.
Los trabajadores que contempla este pliego son diez y la basura o residuos sólidos que se recogen son los de Guadalajara capital y el Corredor del Henares. “Estamos hablando de la entrada en la planta de dos tercios de la basura o residuos de toda la provincia”, apuntó Robisco, recordando que el contrato de esta planta es único porque las otras seis plantas de transferencia están adscritas al contrato de la UTE de la planta de Torija.
Gestión del Punto Limpio de El Serranillo
Por otro lado, el responsable del Consorcio también explicó los detalles de la gestión del Punto Limpio que abrirá de una forma casi ininterrumpida 80 horas semanales, con una apertura preceptiva viernes, sábados y domingos. En este punto se recogen todo tipo de residuos domésticos, los que produce cualquier familia con una serie de peculiaridades en cuanto al volumen y peso: resto de podas, maderas, plásticos, envoltorios, metales, pilas, pinturas, baterías usadas, vidrio, aceite vegetal, textil, etcétera.
Se marcan otra serie de requisitos que tienen que cumplir las empresas como la presentación de un proyecto técnico de explotación de la planta, y una serie de indicaciones que deben controlar como el número de visitar diarias, el origen, opiniones de los usuarios, cantidad o incidencias que se producen, entre otras, todas ellas para cumplir la normativa europea.
“En definitiva es un pliego muy ambicioso, necesario y que complementa la gran oferta que presta el Consorcio de Residuos Sólidos Urbanos. Una oferta que se verá incrementada, mejorada y promocionada a lo largo de los próximos años cuando entre en funcionamiento el Servicio Provincial de Residuos”, dijo Robisco recordando la puesta en marcha del tercer vaso de vertido de residuos en Torija; un compromiso cumplido y muy esperado que ya es una realidad gracias al empeño del actual equipo de Gobierno presidido por Ana Guarinos. “Es imposible hacer una recogida útil, eficaz, eficiente y más barata si no tenemos un tercer vaso donde pueda depositarse de una forma más sostenible la basura”, apuntó reseñando además el importante acuerdo alcanzado la semana pasada en la Asamblea del Consorcio de Residuos donde se dio “un quórum histórico para modificar los estatutos para que pueda entrar cualquier municipio que lo desee” además de poder tomar acuerdos sin la presencia de todos, simplemente con el voto delegado.
“En estos momentos tenemos una situación que hace unos años era impensable, hemos dado pasos importantes y todavía queda mucho por mejorar. Hemos dejado de pagar intereses porque no tenemos deuda y el dinero que entra lo invertimos en sensibilizar a la población y en prestar mejores servicios”, ha dicho Robisco, manifestando también que le consta la “tranquilidad que tienen los ayuntamientos tanto a la hora de no pagar más como de recibir una prestación de servicios acorde y todo ello sin repercutir absolutamente nada en los vecinos las inversiones que hemos realizado”.
Por último, resaltó el apoyo unas veces del Consorcio, otras de la Diputación y otras veces de los ayuntamientos que hacen posible que se pueda gestionar la basura de una forma mejor y más barata, lamentando las “tremendas subidas de tasas, descomunales y desorbitadas que se produjeron hace años y que en estos últimos no las hemos tocado y el próximo año también estarán congeladas”.