La ducha: un ritual diario

El hábito de la ducha, tan arraigada en nuestro ritual diario no solo es un momento placentero que sirve para despejarse por la mañana o para relajarse a última hora de día. Es además un hábito muy higiénico. De hecho tres de cuatro españoles declaran ducharse por lo menos una vez al día.

Según una encuesta realizada sobre los hábitos de los españoles pone de manifiesto que la ducha es un acto muy breve. Dura apenas entre 5 y 10 minutos que es el tiempo que dedican a estar bajo el grifo y  prefieren gel y esponja.

El gel de baño es un producto cosmético que limpia con suavidad tu piel respetando su PH y dejándola fresca, limpia y suave. El agua debe estar tibia porque a una temperatura más alta la piel se seca y pierde elasticidad y utiliza un gel de baño que mime y respete el ph natural de tu piel. Pero si te duchas muy a menudo porque realizas un ejercicio muy intenso en el gimnasio o en la piscina o en la práctica de cualquier deporte, opta por el uso de geles de baño sin jabón, menos irritantes que los tradicionales y que miman el manto hidrolipídico de la piel.
Para toda la familia: “Gel de baño Moussel By Jordi Labanda”, de Moussel Legrain; “Gel de baño con extracto de geranio”, de Malin Goetz (20 euros); “Gel de ducha extra suave flor de azahar”, de Le Petite Marsellais (2`70 euros); “Initia Gel de ducha cabello y cuerpo”, de Rene Furterer (8 euros).
Para él: “Pure Custo Man Shower Gel”, de  Custo (25´50 euros); “Gel de Ducha cuerpo y cara extra fresh”, de Dove (3´95 euros); “Gel de ducha Givenchy pour Homme”, de Givenchy (27 euros).
Para ella: “Douche Celest Angel”, de Thierry Mugler (32 euros); “Gel de Ducha White Musk Libertine”, de Body Shop (12 euros); “Pure Custo Woman Shower Gel”, (25´50 euros); “Gel perfumado de ducha y baño Soir de Lune”, de Sisley (55 euros); “Gel de baño y Ducha Hidratante de Cáñamo”, de Body Shop.

Por Esperanza de Juan