La exposición “Pepe España. Vuelta al origen” llega a Guadalajara

expoferias050914La Diputación Provincial de Guadalajara acoge la exposición ‘Pepe España. Vuelta al origen’ hasta el 31 de octubre

Desde este jueves y hasta el próximo 31 de octubre se podrá visitar la exposición ‘Pepe España. Vuelta al origen’ en la Sala de Arte Antonio Pérez y en la Sala Multiusos del Centro San José de la capital. La presidenta de la Diputación Provincial, Ana Guarinos, fue la encargada de dar por inaugurada la muestra este jueves junto con el presidente de la Fundación Pepe España, Andreas Röthlisberger; la viuda del artista, Rosa España; y el alcalde de Guadalajara, Antonio Román. Un acto en el que también estuvieron presentes el comisario de la exposición, Alfonso de la Torre; la diputada de Cultura, Marta Valdenebro, su homólogo en Cuenca, Francisco Doménech, y Jesús Carrascosa, director de la Fundación Antonio Pérez, entre otros representantes.

La exposición, promovida por la Diputación de Guadalajara, la Fundación Antonio Pérez (Diputación de Cuenca) y la Fundación Pepe España (Aarau, Suiza) “supone la recuperación de un artista que, desde su marcha a Suiza en los años setenta, era conocido solo por especialistas de este tiempo”, tal y como explicó Ana Guarinos, manifestando que “supone todo un honor poder presentar esta muestra en Guadalajara que, además, es fruto de la colaboración de dos administraciones como la Diputación de Guadalajara y la Diputación de Cuenca”.
“Damos la bienvenida a esta muestra que surge de los trabajos expositivos concienzudos, bien hechos, basados en una intensa investigación, permitiendo que, de nuevo, un artista sea comprendido por las nuevas generaciones”, añadió. Y es que, perdido su rastro y su memoria por los avatares caprichosos de la historia, “el trabajo en común realizado entre las diputaciones de Guadalajara y Cuenca, la Fundación Pepe España y el comisario del proyecto, ha permitido recuperar una muestra de obras de este artista, que se declaraba cautivado por Castilla y sus gentes, fundamental para comprender el desarrollo de las vanguardias en nuestro país”.
“Para la Diputación de Guadalajara es un honor presentar la exposición ‘Pepe España: Vuelta al origen’, en el Centro San José de Guadalajara, manifestó la máxima responsable de la Institución Provincial, mostrando su agradecimiento a todas las personas que la han hecho posible así como a los trabajadores del Servicio de Cultura de la Diputación.

Tres momentos clave en su trayectoria

Pepe España (José Luis Jiménez España, Málaga, 1930-Biel, Suiza, 2007) inició su trayectoria artística vinculado a los primeros intentos de renovación de lenguajes en nuestro país en los años cincuenta. A comienzos de los sesenta llega a Castilla-La Mancha, concretamente a la ciudad de Cuenca en la que se instalará, definitivamente, entre 1967 y 1973. Lugar capital en su trayectoria, epicentro de los nuevos lenguajes artísticos, este creador se convierte así en uno de los primeros “descubridores” de lo que, en esa década, se llamó la ciudad abstracta, que poblarán los artistas que impulsarán el Museo de Arte Abstracto Español (1966).

La exposición, comisariada por Alfonso de la Torre con el apoyo de la Fundación del artista, y tras su muestra el pasado 2013 en la Fundación Antonio Pérez (Cuenca y San Clemente) resume su producción a través de tres momentos claves de su trayectoria: la serie de “La cinta”, los dibujos sígnicos de Cuenca y Berna y los cuadros finales. Además, tal y como señaló Guarinos, se ha editado un catálogo bilingüe, español-inglés, con 208 páginas, que analiza, en profundidad, la pintura de Pepe España, conteniendo una amplia cronología y una selección de textos críticos sobre este artista, aportándose numeroso material inédito.

Vecino y amigo de artistas como Antonio Saura, Antonio Pérez, Gerardo Rueda o Bonifacio Alfonso, próxima su casa a la de José Guerrero, subrayado su dibujo por Fernando Zóbel, su obra, en esos años sesenta, es mostrada regularmente en las numerosas galerías que surgen al amparo del Museo citado, convirtiéndose también en artista de una de las grandes galerías del Madrid de ese tiempo: la galería Seiquer, y exponiendo en el Pabellón Español de la Feria de Nueva York de 1968.

En los inicios de la década de los setenta, crea su conocida serie de “La cinta” (1970-1971), un conjunto de pinturas acrílicas sobre los que la crítica fijará su atención en ese tiempo, al aunar los descubrimientos abstractos con elementos de los nuevos geómetras y, también, del arte conceptual. Pintura de planicie de color, bandas y aire pop, en ese nuevo momento de reivindicación de la imagen que son los setenta. Mirada personal, por tanto, creación de difícil comparación en el arte de ese tiempo, Pepe España aborda una singular síntesis en su trabajo creativo, muy metartística, en donde dominará siempre su extraordinario dominio del dibujo y un personalísimo uso del color.

La serie de “La cinta” supone el análisis del encuentro entre figura y forma artística, plano sinuoso y línea recta, entre el cuadro y su representación en la pintura, embarcándose así con audacia en uno de los períodos claves de su producción, en lo que Simón Marchán Fiz, quizás el crítico que permaneció más atento al quehacer de este artista, llamó “una aventura representativa distanciada, objetiva”, sintonizando así “con los nuevos aires de la figuración objetiva que marcará la década de los años setenta”.