La Feria Taurina de Marchamalo finaliza con llenazo en sus eventos populares

Uno de los encierros de Marchamalo
Uno de los encierros de Marchamalo

Las altas temperaturas y el buen tiempo animaron a marchamaleros y visitantes a llenar el Parque de Ferias, que registró una afluencia masiva de público desde el viernes hasta el domingo en unas fiestas que van a más.

Ya han concluido las fiestas de verano más multitudinarias que se recuerdan en Marchamalo desde hace años, favorecidas por el buen tiempo y las altas temperaturas del fin de semana que dieron lugar a noches cálidas que prolongaron una actividad sin descanso desde la tarde del
jueves hasta la noche del domingo, en un Parque de Ferias que se llenó de miles de marchamaleros y visitantes en frenética actividad. Un magnífico resultado de participación en todas las actividades, desde las infantiles hasta los festejos taurinos, en las que no hubo que lamentar ningún herido de consideración.

El miércoles por la tarde arrancó la actividad festiva repitiendo el modelo festivo de los últimos años y consolidado con una masiva asistencia de público a la práctica totalidad de las actividades propuestas, como se visualizó el jueves con la plena implicación de las peñas en su quinta Quedada de Peñas, que repitió en el Parque de Ferias y animó el ambiente en las horas previas al Pregón de la Peña ‘La+Dura’, finalmente ensombrecido por el atentado terrorista sucedido en Barcelona apenas una hora antes.

El largo y absoluto silencio de los peñistas antes de comenzar las fiestas quedará grabado en la memoria de todos, como recuerdo de unidad frente al terrorismo y señal de duelo por las víctimas causadas tanto en Barcelona como en Cambrils. A partir de entonces, la vida continuó, y los grandes eventos del programa se fueron sucediendo con una masiva participación, especialmente en los festejos populares propuestos. Cabe destacar el multitudinario encierro del viernes por la mañana, en el que se conmemoraban 25 años del canto al Gallardo en un ambiente de fiesta muy especial. La suelta de reses se repitió como es habitual en el recorrido de más de medio kilómetro con el que cuenta Marchamalo en su Parque de Ferias también las mañanas del sábado y el domingo, si bien la mayor afluencia de público se produjo en el Encierro por el Campo de la tarde del viernes, muy valorado por el ímpetu mostrado por los dos astados participantes.

Publicidad

marchamalo_fiestas02Los aficionados taurinos también acudieron en gran número a la Plaza de Toros para presenciar la suelta de vaquillas y el Concurso Provincial de Recortadores de la noche del viernes, que prácticamente alcanzó el lleno total con la presencia de tres recortadores locales y la exhibición de dos recortadoras fuera de concurso llegadas de Castellón y Teruel. Al final, el guadalajareño Rafa Espada se alzó con el triunfo por delante del local Iván Cachero, que fue segundo.

La novillada sin picadores y el Festival Taurino del domingo fueron los dos eventos principales de la Feria, con protagonismo en ambos para dos novilleros, Álvaro Sánchez, de Cabanillas y triunfador del sábado al obtener dos orejas en su primer novillo y una ovación en el segundo, saliendo de la plaza a hombros, y Víctor Hernández el domingo, al conseguir también dos orejas con el suyo.

De la novillada, Daniel Barbero también obtuvo una oreja en su segundo novillo, mientras que Carla Otero logró una ovación en una actuación reseñable, aunque ensombrecida por los dos revolcones que recibió al ejecutar la suerte. El Festival del domingo, principal novedad del programa, fue bien recibido y valorado por el público destacando además de la actuación del novillero Víctor Hernández, con dos orejas, las del rejoneador Ferrer Martín que se marchó con una oreja tras sustituir la baja de Juan Quinta, y las de los matadores Javier Castaño y Ángel Puerta, con una oreja cada uno. Castaño la obtuvo después de haber sido volteado por el astado con contundencia pero sin gravedad. Más discreta fue la actuación de Filiberto.

marchamalo_fiestas03NOCHES LARGAS CON MUCHA MÚSICA
Las temperaturas altas registradas durante todo el fin de semana animaron especialmente a los visitantes durante la noche del viernes y el sábado, ofreciendo el Parque de Ferias un aspecto realmente festivo y sin altercados dignos de reseña, especialmente gracias al notable dispositivo de seguridad puesto en marcha por el Ayuntamiento de Marchamalo, con el refuerzo de diez de policías locales de Azuqueca que duplicaron los efectivos, y el apoyo de la Guardia Civil, muy presente en todas las fiestas. Un ambiente especialmente multitudinario se dejó notar durante las actuaciones musicales nocturnas, en las que las orquestas Adicción, Nueva Era y Evasión animaron una zona de conciertos casi siempre repleta y a resguardo gracias a la instalación de una carpa, con el broche final de la disco-móvil Euforia, que mantuvo la diversión entre centenares de jóvenes hasta las primeras horas de la mañana.