La Granja de Alcuneza gana el IV Concurso de pinchos medievales en Sigüenza

Fueron diez los establecimientos seguntinos que respondieron a la convocatoria preparando otras tantas delicias medievales. El ganador ha resultado ser Santos García Verdes, cocinero de la Granja de Alcuneza (Alcuneza), con un Semifrío de Mouse de queso y rabo de toro confitado. En segunda posición han quedado las Milhojas de lengua a las finas hierbas sobre  crema hortelana cocinadas por la Posada de Mojares (Mojares-Sigüenza).

El fallo del jurado se ha hecho público en la mañana de hoy. Presidido por el alcalde y acompañado por el recién nombrado Hijo Adoptivo de la Ciudad, el prestigioso restaurador José Jiménez Blas,la cronista oficial de la ciudad, Pilar Martínez Taboada, la concejala de Turismo, Concha Barahona y la archivera municipal, Amparo Donderis. “El nivel del concurso sube cada año para poner de manifiesto lo mejor de nuestra cocina. Son convocatorias como la de este concurso las que nos colocan en el mapa gastronómico nacional, un aspecto de nuestra cultura que incide notablemente a la hora de atraer el turismo hacia Sigüenza”, declaraba esta mañana el alcalde de Sigüenza, Francisco Domingo.

Ruta seguntina del pincho medieval
Después del fallo del concurso local, los diez establecimientos seguntinos participantes mantendrán en sus cartas el pincho medieval con el que participaron en el certamen. De esta manera, y a lo largo de todo el mes de marzo, el público podrá degustar diez exquisitas tapas medievales, frías y calientes, que se pueden comer en dos o en tres bocados, al precio de 2.30 euros (pincho + caña o vino).  Por definición, ninguna de estas delicias incluye ingredientes posteriores a  la conquista de América como la patata, el tomate, el pimiento, el maíz o las frutas tropicales.

Además del Restaurante La Granja (Alcuneza/Sigüenza) y en la Posada de Mojares (Mojares/Sigüenza), la ruta del pincho medieval seguntina tiene deliciosas paradas en el Restaurante Milano I, que pone a la venta su “Brocheta de mar y montaña con salsa vinagreta”, una coqueta combinación  presentada sobre  rebanada de pan tostado; en el Restaurante Milano II cuyo pincho histórico se llama “Bombones de jamón y salmón”, sobre cuchara de madera se puede degustar esta excelente mezcla de sabores; en el Café  París, en el que Mari Carmen Rello, la cocinera jefe ha creado un  jugoso “Solomillo con lámina de tocino ibérico y cebolla caramelizada” ; en la Cervecería Ademar, que incluye en su carta un “Medallón de solomillo de cerdo con surtido de hongos y salsa de tomillo” volvimos a degustar  el aroma a  campo ; en la Cafetería El Atrio  le han dado al pincho un aire medieval en la presentación de la “Pechuga de pichón con garbanzos y setas”, que se puede degustar en  cazuela de barro con cuchara de madera; en el Gurugú de la Plazuela que ha inventado para el concurso “El manjar del Cid”, una cazuelita de garbanzos con pasas y especias, mezcla de sabores y condimentos que nos llevan al medievo;  en el Bar El Fielato, que participa con el “Bacalao a mi estilo” recordando los salazones tan propios  de aquella  época , y en el Bar la Esquinita que concursa con unos crujientes “Pies de cerdo con salsa” acompañados de legumbres. No hay otro plan más apetitoso para el ocio de fin de semana en marzo. Junto con el Tren Medieval y la programación cultural de la primavera, parece una combinación imbatible. ¿Gustan?