La Guardia Civil detiene a una persona que se hizo pasar por un “instalador de gas”

El detenido se presentó en un domicilio de la localidad de El Pobo de Dueñas simulando ser un instalador de gas. Tras aparentar haber realizado diversas operaciones sobre la instalación de gas requirió de la propietaria del inmueble, una señora de avanzada edad, que se dirigiera a abrir la llave de paso para realizar una comprobación, momento que aprovechó para sustraerle 500 euros que guardaba en una cartera. Acto seguido abandonó el lugar.
 
Cuando la víctima se percató del robo lo denunció ante la Guardia Civil de Molina de Aragón quien, inmediatamente, estableció un dispositivo de servicio en el que intervinieron efectivos de los puestos de la Guardia Civil de Maranchón y de Molina de Aragón, así como del Grupo de Investigación y del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de esta última localidad.

El operativo establecido por la Guardia Civil dio como resultado la detención del autor del hurto a la altura del kilómetro 21 de la carretera N-211, dentro del término municipal de Maranchón.

La Guardia Civil instruyó las correspondientes diligencias por la detención de J.G.P., de 29 años de edad y de nacionalidad española, a quien puso a disposición judicial.

El detenido cuenta con un amplio historial delictivo relacionado con hechos de esta naturaleza.

La Guardia Civil informa:

Una de las estafas más comunes que se vienen produciendo en nuestros pueblos es la conocida como “del instalador de gas”. Esta consiste en que una o varias personas se presentan en el domicilio de la víctima para realizar una revisión obligatoria.

Después de cambiar algún elemento visible de la instalación, cuyo precio es muy bajo, pretenden cobrar cantidades abusivas en relación al verdadero valor de la pieza sustituida.

En ocasiones, como en el presente caso, también sustraen dinero y joyas aprovechando distracciones de los propietarios de los domicilios.

Para evitar ser víctima de esta estafa y de hurtos solicite a los empleados de servicios que se identifiquen como tales.

En caso de duda, llame a la empresa suministradora para comprobar la veracidad de lo comunicado por el operario. Por regla general las empresas suelen avisar con anterioridad a la visita.
 
Es importante que no utilice el número de teléfono que el operario  le facilite y que realice la comunicación a través de teléfonos de atención al cliente que suelen constar en facturas y otras comunicaciones de la empresa suministradora.

No  permita la entrada en su domicilio a personal de ninguna empresa que no haya sido requerida por usted o hasta haber comprobado que lo comunicado por el operario se ajusta a la realidad.

En caso de que realice estas actuaciones y mantenga las dudas de que puede estar siendo víctima de una estafa, llame al 062, teléfono de urgencias de la Guardia Civil.