La inclusión de la autovía de la Alcarria en el nuevo PEIT satisface a Román

Reiterando las palabras de la Ministra, Ana Pastor, el diputado nacional señala que “el tiempo de las obras faraónicas, de los convenios sin dinero, ha terminado. Ahora estamos frente a una etapa de gestión seria, rigurosa, responsable y realista.

La Autovía Tarancón-Guadalajara-A1 (A28) tendrá una longitud de 169 kilómetros y un presupuesto de 729 millones de euros.

Cabe recordar que en 1999, el entonces presidente de C-LM, José Bono, incluyó a la Autovía de la Alcarria en su programa electoral. En 2004, el consejero de obras Públicas Alejandro Gil afirmaba que “la Autovía de la Alcarria ya no era una voluntad política sino una realidad, y que los primeros coches estarían circulando por ella en el año 2008”, fecha ratificada un año después por la consejera María Encina Álvarez y por el propio Barreda, quien no tuvo ningún rubor en presentar por todo lo alto el proyecto en la Biblioteca de Dávalos. Después se llegaría a un acuerdo para que esta obra fuera, finalmente, financiada por el Estado, lo que engordó, todavía más, la lista de retrasos, dado que el Gobierno de Zapatero se olvidó casi totalmente de ella. Es lógico que esta autovía sea conocida por muchos como “la Utopía de la Alcarria”. Es uno de los mejores ejemplos de la nefasta gestión del PSOE, de lo mal que hacían las cosas y de su tremenda ineficacia.

“Afortunadamente –señala Román- las cosas han cambiado. Creo que con la inclusión de la Autovía de la Alcarria en el Plan de Infraestructuras de la próxima década, por fin será realidad”.