La Junta admite que ha actuado de forma “negligente” con el castillo de Galve y compromete fondos para la expropiación

Durante una reunión mantenida en Toledo con varios miembros de la Junta Directiva de esta entidad, el director general de Patrimonio del Gobierno regional, Luis Martínez, reconoció que la Junta ha actuado de forma “negligente” con el castillo de Galve. Asimismo, admitió que la Junta de Castilla-La Mancha no se comportó de forma diligente ni responsable en sus negociaciones con el propietario del edificio, así como en su incapacidad para hacer cumplir al dueño los acuerdos que le comprometían a rehabilitar el castillo.

El encuentro entre Martínez y los representantes de la asociación sirvió para poner en común las trabas que ha encontrado la Administración por parte del dueño para no ejecutar el proyecto de consolidación del castillo que él mismo presentó hace dos años, aunque incompleto. La Junta, a través de la Delegación de Cultura, tramitó el proyecto, pero le requirió al dueño que lo completara para poder empezar las obras. La realidad es que, casi tres años después, ni el dueño ha culminado su compromiso ni la Junta de Castilla-La Mancha le ha conminado de forma oficial a hacerlo.

El director general de Patrimonio se mostró comprensivo con las propuestas de la Asociación “Castillo de Galve” y admitió que la situación de bloqueo ha llegado al límite. Rosa María Herrero, secretaria de la asociación, le comunicó a Luis Martínez que “el proceso de degradación del castillo es imparable y no admite más prórrogas”. Además, denunció el hecho que ni el Ayuntamiento de Galve ni la propia asociación han sido informadas de nada desde hace casi dos años, desconociendo el estado actual del punto administrativo en el que se encuentra el proyecto que presentó el dueño. La Asociación “Castillo de Galve” lamenta que se está perdiendo una oportunidad histórica: “La rehabilitación del edificio no se conseguirá con el proyecto presentado por el dueño, pero sí una consolidación muy importante que permitirá garantizar el mantenimiento y el futuro del castillo”, asegura Herrero.

El director de Patrimonio se comprometió a asumir la cuestión del castillo de Galve “directamente” desde su departamento, dependiente de la Consejería de Educación y Cultura, y aseguró que intentaría “desbloquearlo” incoando un expediente de sanción al dueño.

El castillo de Galve, igual que el resto de castillos de España, está declarado por ley Bien de Interés Cultural (BIC). El propietario del edificio, al tenerlo abandonado y en un pésimo estado, está violando tanto la Ley de Patrimonio Histórico Español (16/1985, de 25 de junio) como la Ley de Patrimonio Histórico de Castilla-La Mancha (4/1990, de 30 de mayo).

Por otra parte, en cuanto a la posibilidad de expropiar el inmueble, Martínez admitió que necesita culminar el proceso administrativo y jurídico pertinente, pero en principio se mostró abierto a valorar esta opción. Aunque no propuso una cantidad concreta, el propio director general de Patrimonio puso sobre la mesa la posibilidad de que el Gobierno regional financie un posible proceso de expropiación, “siempre y cuando luego el Ayuntamiento de Galve se hiciera cargo del edificio”, matizó.

La Asociación “Castillo de Galve” valoró positivamente estas palabras y le recordó que ya hace un par de años advirtió a la Junta de Castilla-La Mancha que el proceso del castillo no está cerrado, a pesar de la existencia de un proyecto de consolidación. El castillo sigue sumido en una situación de abandono y desidia. La Asociación “Castillo de Galve” desea no solo que el dueño reciba un expediente sancionador, sino que sea obligado a cumplir con el proyecto que le requirieron los técnicos de Patrimonio. En caso contrario, la expropiación sería la única alternativa.