La Junta estudiará la instalación de desfiblizadores en toda la región

Barreda realizó este anuncio durante el acto de entrega de los diplomas acreditativos a las 170 personas que se han formado en el uso de disfibriladores, dentro de este proyecto de la Diputación de Guadalajara, que se ha denominado Proyecto Lázaro. Se trata de personal de instalaciones deportivas, policía local y personal que presta servicios en centros de interpretación turística, que han sido formados por la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario del SESCAM.

El presidente castellano-manchego, que presidió la entrega de diplomas junto a la presidenta de la Diputación de Guadalajara, María Antonia Pérez León, y el vicepresidente de Caja Sol, José Luis Ros, destacó la importancia del proyecto, porque “ofrece seguridad a las personas” y “pone a Guadalajara a la vanguardia de España y de Europa en prevención y capacidad de recuperación” para personas que han sufrido una parada cardiorrespiratoria.

El presidente regional felicitó a la Diputación de Guadalajara, a Caja Sol, al SESCAM y, especialmente, a los participantes en el curso de formación, “por comprometeros con un proyecto de vida, el Proyecto Lázaro”. Barreda destacó que Guadalajara está en el corazón de España, e insistió en que “llevamos a España en el corazón, pero queremos que los corazones de todos y cada uno de nuestros paisanos estén tranquilos, y si en algún momento tienen algún problema que haya una persona preparada y capacitada que le pueda ayudar inmediatamente y así salvar su vida”.

Por su parte, la presidenta de la Diputación de Guadalajara, María Antonia Pérez León, destacó que con este proyecto, puesto en marcha con una aportación económica de 70.000 euros de la Obra Social de Caja Sol, “queremos que Guadalajara sea la primera provincia cardioprotegida de Europa”, ya que existen experiencias similares de ámbito local, pero “nunca hasta ahora se había llevado a cabo en el ámbito de una demarcación territorial equiparable a una provincia”.

Pérez León explicó que “cada minuto perdido a la hora de atender a una persona que ha sufrido una parada cardiorrespiratoria supone una pérdida aproximada de un 10 por ciento de posibilidades de supervivencia”, por lo que “cuanto más cerca tengamos un desfibrilador, el único elemento que puede cambiar esa situación y permitir pasar de la muerte a la vida, más fácil va a ser esa atención hasta la llegada de los servicios de emergencias”.

Durante el acto, en el que también estuvieron presentes el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, y la delegada del Gobierno regional en Guadalajara, Magdalena Valerio, el presidente presenció una demostración del uso de los desfibriladores cardiacos para atender a una persona con parada cardiorrespiratoria, ejercicio que llevó a cabo Teresa Lozano, una de las trabajadoras del Polideportivo San José que ha participado en el curso de formación impartido por la Gerencia de Urgencias y Emergencias del SESCAM.

Desfibriladores cardiacos en 24 municipios de Guadalajara.

El Proyecto Lázaro consiste en la instalación de desfibriladores cardiacos en 24 municipios de la provincia de Guadalajara. De ellos, 20 estarán en los polideportivos de Almoguera, Almonacid de Zorita, Brihuega, Cifuentes, Chiloeches, El Pozo de Guadalajara, Fontanar, Horche, Humanes, Jadraque, Marchamalo, Molina de Aragón, Mondéjar, Pioz, Sacedón, Sigüenza, Torija, Torrejón del Rey, Villanueva de la Torre y Yunquera de Henares.

Los cuatro restantes se ubicarán en el Centro San José, en la ciudad de Guadalajara, en el Centro de Interpretación Turística de Guadalajara, en Torija, y en los Centros de Interpretación del Parque Natural del Alto Tajo situados en Orea y Zaorejas. La elección de polideportivos y centros de interpretación responde a que estas instalaciones registran las mayores concentraciones de personas y, además, disponen de personal que puede ser formado en el manejo de los desfibriladores.

En este momento están ya instalados 19 de los equipos previstos y la Diputación de Guadalajara prevé que esta semana concluirá la instalación del resto. Los 170 participantes en el curso han sido formados por un grupo de profesionales para la formación en soporte vital básico /DESA de la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario del SESCAM.