La lluvia casi respetó la procesión de Viernes Santo

Casi al final de la procesión del Silencio y Santo Entierro en la que participan todas la cofradías de la ciudad, la lluvia hizo acto de presencia, obligando a tapar las imágenes con plásticos. Esto ocurría al filo de las 10,30 de la noche cuando la cofradía del Santo Sepulcro estaba a la altura de la Plaza de Santo Domingo y la de la Virgen de la Soledad a mitad de Boixareu Rivera (La Carrera). La procesión se agilizó e incluso acortó para que cada cofradía llegara a su templo corespondiente.