La lluvia no frena a los Reyes Magos en Cabanillas del Campo

Melchor, Gaspar y Baltasar pasearon con su séquito y con un gran despliegue de colores y trajes exóticos por las principales calles de Cabanillas del Campo. Una vez más, los más pequeños, vieron pasar la comitiva real de Oriente y los menos previsores aprovecharon la última oportunidad de entregar a los Magos de Oriente sus epístolas contenedoras de ilusión, magia e inocencia.

Los ojos estaban puestos desde primera hora del día en el cielo, después de que la lluvia se hubiera acostumbrado en las últimas semanas a no dar apenas un tiempo de tregua. Como estaba previsto, la lluvia acompañó durante todo el recorrido una Cabalgata que partió de la Plaza del Pueblo.

Del oro, el incienso y la mirra originales queda lo que pudieran portar los tres reyes en sus carrozas. Por contra, los pequeños se saben de memoria la oferta de juguetes que esperaban recibir a cambio de haber sido muy, muy buenos.

Una vez comenzó a dispersarse la multitud, los niños sabían que a partir de entonces ya solo quedaba lo mejor: irse a dormir para mañana abrir los regalos.

Junto a la Cabalgata, completaron las actividades del día 5 de enero el tradicional roscón con chocolate que el Ayuntamiento de Cabanillas, en colaboración con la Asociación de Mujeres “La Campiña”, reparte cada año a continuación de la cabalgata entre los vecinos del municipio.