La MAS espera reducir el consumo en 2012

“El último año ha roto la buenísima tendencia que se tenía y esa evolución ha sido preocupante. Es cierto que no estamos en una situación alarmante pero estamos trabajando para volver, como mínimo, a los volúmenes de consumo que se registraron en 2010”, ha asegurado Jaime Carnicero.

La evolución que ha experimentado el consumo de las 44 poblaciones que integran el sistema de abastecimiento de la MAS en el año 2011 ha sido de un crecimiento moderado respecto a 2010. Los municipios abastecidos bebieron un total de 41.737.779 metros cúbicos de agua en el año 2011, cifra que, concretamente, supone un incremento de 944.157 metros cúbicos de agua respecto a la anualidad anterior, el 2010, cuando el volumen total fue de 40.793.622 metros cúbicos de agua.

Bien es cierto que el mes de diciembre ha cerrado el balance con un descenso en el consumo global respecto a los meses anteriores de otoño e invierno, dato de ahorro que no ha sido suficiente para contrarrestar las elevadas cifras que se registraron en los meses de verano cuando se superaron los cuatro millones de metros cúbicos de agua consumida en los meses de julio y septiembre.

Fijándonos en la estadística de consumo mancomunado, se observa que algunas poblaciones sí que han reducido sus contadores individuales en el año 2011. Así, Guadalajara capital encabeza esta terna de ahorradores con un descenso de 223.831 metros cúbicos de agua menos (descenso del 2.60% desde los 8.603.176 a los 8.379.345 metros cúbicos de agua).

El máximo responsable de la MAS, también en calidad de edil del Consistorio guadalajareño, ha destacado la circunstancia de que la ciudad alcarreña haya sido el municipio más ahorrador: “Es el resultado de innumerables inversiones que el Ayuntamiento de Guadalajara ha hecho en la ciudad para la renovación y acondicionamiento de redes. Estoy seguro que con las inversiones que se van a acometer en los próximos años, se va a mejorar el rendimiento en la red y, por tanto, el ahorro en los próximos años”, ha valorado Carnicero.

Completando la estadística de municipios ahorradores, se encuentra la localidad de Marchamalo con un ahorro en 2011 de 65.088 metros cúbicos (1.926.322 en 2011 y 1.861.234 en 2010) y, en tercer lugar, la Mancomunidad La Muela cuyo registro desciende en 93.404 metros cúbicos (1.165.199 en 2010 y 1.613.379 en 2011).

El resto de municipios abastecidos de la MAS suben, en mayor o menor medida, en sus consumos de 2011 respecto a 2010. Alcalá de Henares (480.346 metros cúbicos), Mancomunidad La Campiña (400.538 metros cúbicos), Yunquera de Henares (154.351 metros cúbicos), Azuqueca de Henares (138.990 metros cúbicos) y Alovera (93.230 metros cúbicos). Siendo el resto, incrementos más moderados, aunque todos igual de preocupantes porque el agua, como siempre les recuerdo, es un recurso escaso.

Aunque el dato de consumo global de 2011 rompe una tendencia positiva de ahorro que se mantenía desde el año 2005, cuando se consumieron más de 46 millones de metros cúbicos de agua; lo cierto es que se trata de un incremento leve que desde Mancomunidad de Aguas del Sorbe se va a trabajar para invertir en este 2012 a través de la concienciación.

No obstante, cabe señalar también que Jaime Carnicero ha querido hacer una llamada al sentido de responsabilidad de los 380.000 vecinos que beben agua del Sorbe “para que adopten todas las medidas que tengan a su alcance para no malgastar ni una sola gota de agua”. “Esperemos que las lluvias lleguen muy pronto y que no sea necesario tener que recurrir a adoptar medidas extraordinarias. El consumo está garantizado para los próximos meses pero es importante que seamos responsables en el uso diario que hacemos del agua porque es un bien escaso”, ha recordado el presidente de la MAS.

A las campañas de concienciación que se llevan a cabo desde Mancomunidad, de forma habitual y no solo en época de carestía de agua, se tratará en la próxima Asamblea recuperar la fórmula del canon, conocida como tasa de castigo, que la MAS impuso hasta el año 2010 a aquellos municipios que superaban notablemente los consumos que les correspondían por volumen de población.