La MAS supervisa las obras de ampliación del tercer carril de la autovía A-2 que afectan al trazado de dos tuberías que abastecen a la capital

El motivo de esta visita tiene que ver con las operaciones que se están desarrollando en los últimos días para cambiar el trazado subterráneo de las dos conducciones de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe que discurren en paralelo a la autovía a la altura del kilómetro 56 de esta vía de comunicación. Concretamente, dos tuberías que se encargan de abastecer el depósito de agua La Pedrosa de la ciudad de Guadalajara.

Aunque la ejecución de las obras compete a la empresa adjudicataria de la ampliación de la autovía A-2, la mercantil OHL; técnicos de los servicios de redes y de laboratorio de la MAS están participando en la supervisión de las actuaciones que se están llevando a cabo de llenado del nuevo tramo de la conducción y análisis del interior de la propia infraestructura para garantizar que cumple con todos los requisitos establecidos en el sistema de abastecimiento de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe.

Los trabajos de modificación del trazado de la conducción están siguiendo un buen comportamiento, por lo que no se prevé que vayan a surgir problemas que hagan necesario realizar cortes del suministro. Y aunque fuese necesario programar alguno en este tramo, hay que señalar que la ciudad de Guadalajara cuenta con otro ramal que permitiría mantener el abastecimiento para la capital.

Jaime Carnicero ha conocido los detalles técnicos de la obra y los plazos pertinentes de la misma, realizando un recorrido por cada una de las instalaciones que se están construyendo para la construcción de este nuevo ramal de abastecimiento. Durante el recorrido, el máximo responsable de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe ha estado acompañado por responsables técnicos de la empresa adjudicataria de la obra, de la demarcación de carreteras, así como de la propia MAS.